Oro por espejitos: una estafa histórica

Oro por espejitos: una estafa histórica

El canje del oro y la plata por pacotilla fue otro de los vergonzosos hechos inventados por la revolución para reforzar su economía y mantenerse en el poder.

Todo el mundo en Cuba tenía una cadenita de oro de la Caridad del Cobre, una manilla, un par de aretes o una sortija y hasta los muertos eran enterrados con sus dientes de oro y a veces con algunas joyas como reliquias familiares o muy personales. Pero con este invento, los cubanos volvimos a medio milenio atrás y entregamos millones a cambio de espejitos, como los indios al llegar los españoles a América. Pasaron 500 años y después que se disipó la humareda, nos dimos cuenta de que no habíamos aprendido nada.

Nada era más parecido a cuando los españoles intercambiaron cascabeles, cristales de colores y baratijas por los adornos de oro que solían llevar los nativos del nuevo mundo, a los que además le inquirían primero amablemente y luego a sangre y fuego acerca de dónde podían hallar ese metal. Mientras que para aborígenes los adornos de oro eran algo corriente y los usaban para el cuello, la nariz o las orejas y que conseguían fácilmente en los ríos y estaba al alcance de todos, en cambio los nuevos objetos coloridos, que no eran más bellos que el oro pero sí ajenos totalmente a ellos, se veían como cosas apetecibles y a las que le daban mucho valor, más del que tenían. Eso mismo hizo Fidel Castro al intercambiar pacotilla por oro y convertir al pueblo de Cuba en aborígenes nuevamente.

Theodor de Bry – https://upload.wikimedia.org

Desde que llegó al poder en 1959, Fidel Castro sentó las bases para expropiar y confiscar a diestra y siniestra, comenzando por las empresas fundamentales de la economía de propiedad extranjera o cubana, a lo que le siguió la incautación de un gran número de obras de arte, objetos y documentos del patrimonio artístico nacional y extranjero, junto a los edificios que los contenían.

Esta requisa la hizo en todos los museos y residencias privadas de centenares de mecenas del arte, corredores, coleccionistas, galeristas, artistas, millonarios y ciudadanos de a pie. Y continuó haciéndolo durante varias décadas, así obtuvo incalculable cantidad de objetos patrimoniales que fueron abandonados por sus dueños en sus residencias palaciegas, a cambio de un billete hacia la libertad.

No importaba dejar atrás verdaderas fortunas atesoradas durante toda una vida o recibidas de sus ancestros. Fidel Castro solo tuvo que disponer y servirse de lo que entendiera.

El destino del saqueo fue a parar en parte a las mansiones de los miembros de la nueva clase en el poder, otra parte se vendió en subastas exclusivas para extranjeros, tanto en el país como fuera de él y ello financiaba las campañas de exportación de la subversión emprendida por el gobierno revolucionario y para su propio sustento.

Pero de las riquezas robadas, lo que fuera oro era fundido y convertido en lingotes.

Durante varios decenios, el país no realizó otras expropiaciones, ya también había nacionalizado con la burrada de la “ofensiva revolucionaria” de 1968, hasta los sillones de limpiabotas, por lo que ejercía un poder absoluto en la economía, la que había convertido en una de las más ineficientes del mundo. También en esos tiempos contaba con el “barril sin fondo” de los subsidios soviéticos, que con tal de tener un país socialista a noventa millas de los americanos, consideraba aquel derroche una inversión justificada.

 https://upload.wikimedia.org

Pero iban cambiando los tiempos, la globalización de la economía se perfilaba como un futuro inmediato y en el campo socialista comenzaban a aparecer grietas ideológicas que presagiaban un cataclismo que alcanzó niveles inesperados e incalculables.

En 1987, llamado como “29 de la Revolución”, como parte del infantilismo de Fidel Castro de bautizar cada año con algo que nunca se cumplía y al comandante se le ocurrió una nueva jugada, nunca favorable para el pueblo y que sorprendería a todos. Pero antes de entrar en ella vamos a reirnos un poco con los nombrecitos de algunos años.

1959: Año de la Liberación. No teníamos idea de que sería el año donde comenzaríamos a perder la libertad.

1960: Año de la Reforma Agraria. Una reforma agraria que no resolvió ningún problema con respecto a la producción agrícola, sino que sentó las bases para su reducción y afectación y solo tuvo efectos políticos por repartir unas parcelas que en su mayoría se volvieron improductivas. Por supuesto a este fracaso contribuyeron el hecho de que al frente de las reformas en la agricultura fue designado Ernesto Guevara, el destructor mayor que no tenía idea de qué era el campo, el antropólogo Antonio Núñez Jiménez, que del campo solo conocía las cuevas y finalmente a uno que sabía algo de economía, pero mucho más de comunismo, el ministro en todos los gobiernos Carlos Rafael Rodríguez, una especie de Fouché tropical.

http://razonesdecuba.cubadebate.cu

1962: Año de la Planificación. La planificación ha sido uno, si no el principal fracaso del proceso revolucionario y trajo carencias, insuficiencias y hasta hambrunas a un país donde no faltaba nada y donde la escasez se hizo norma hasta el día de hoy.

1963: Año de la Organización. No sé qué fue lo que organizaron porque el país siguió su rumbo de desorden y no se institucionalizó nada y se destruyó todo lo que funcionaba.

1964: Año de la Economía. No hay ningún logro económico asociado a este año ni a los sucesivos, salvo el hacer desaparecer los controles económicos y la contabilidad, otra brillante idea del argentino y que costó mucho trabajo rescatar al aplicar el método soviético del Cálculo Económico..

1965: Año de la Agricultura. Comenzaron a faltar los productos agrícolas. Las leyes de reforma agraria comenzaron a involucionar la agricultura cubana.

1967: Año del Vietnam Heroico. ¿Qué tenía que ver nuestro país con un país del que nadie sabía en Cuba, salvo de los hermanos siameses?. Ahora eran nuestros hermanos y casi ni sabíamos dónde estaba ese país.

1968: Año del Guerrillero Heroico. Sin comentarios. Dedicar un año a un asesino e incapaz, uno de los máximos responsables del desastre económico, social y de falta de libertades en nuestro país, era algo así como rendirle pleitesía al demonio. El tributo que se le ofreció fue la Ofensiva Revolucionaria y la eliminación de todo lo que fuera privado.

Portada de la revista Verde Olivo, 1968

1969: Año del Esfuerzo Decisivo. Llamado “año del esfuerzo de si vivo” por el pueblo, un nombre que solo respondía a tratar de salvar proyectos fallidos como el Cordón de La Habana y otras locuras del comandante.

1970: Año de los Diez Millones. El mayor chasco de Fidel Castro hasta ese momento. Volcó a todo el pueblo en un proyecto irrealizable y paralizó y destruyó los pocos logros económicos que había hasta ese momento, dejando detrás un caos total.

http://3.bp.blogspot.com

1971: Año de la Productividad. ¿Qué productividad?. Cuba pasó de ser uno de los países punteros en Latinoamérica a convertirse en el más atrasado.

1977: Año de la Institucionalización. Después de más de tres lustros de desorden, se quiso poner orden con una estructura del gobierno inflada, ineficiente y burocrática, copia absurda de los soviéticos. La organización científica del trabajo y el Sistema de Dirección de la Economía no pasaron de ser otros lemas políticos.

2000: Año del 40 Aniversario de la Decisión de Patria o Muerte. Dedicar un año a una consigna vacía es muestra de la mente infantil de Fidel Castro.

2002: Año de los Héroes Prisioneros del Imperio. Toda la propaganda y la vida del país volcada en convertir a cinco espías en cinco angelitos.

2001: Año de la Revolución Victoriosa en el Nuevo Milenio. Una ridícula alabanza a haber sobrevivido la revolución en el poder y llegar al nuevo siglo.

2005: Año de la Alternativa Bolivariana para las Américas. Otro invento para glorificar a los nuevos socios que lo mantenían económicamente, Venezuela, al desaparecer la URSS. El ALBA es hoy un organismo muerto y sin sentido.

Jorge Royan -Philippe Antoine de Paris – https://upload.wikimedia.org

Los años noventa debían haberse llamado “Años del Período Especial” o de la supervivencia del socialismo a costa de la miseria del pueblo, pero solo fueron los años x de la revolución.

Por supuesto que hay otros, pero todos sin sentido, por eso no hubo otro remedio que nombrar a los nuevos años como “año tal de la revolución”. Pero sigue siendo obligatorio ponerlo debajo de la fecha de cada documento. Ya el inventor de tal estupidez por suerte finalmente abandonó este mundo pero nadie se atreve, como ocurre con todo en Cuba, eliminar su continuidad.

Es cierto que cada uno obtuvo lo que consideró más valioso en ese momento, pero no era como cuando ocurrió el encuentro de dos culturas y civilizaciones desconocidas la una de la otra y que tenía una manera diferente de medir las cosas y valorarlas. En este caso fue una necesidad creada y de la que se aprovechó el gobierno.

Pues en ese “año 29 de la Revolución”, al comandante se le ocurrió tumbarle el oro y la plata a los ciudadanos comunes con una oferta irresistible: la pacotilla.

Rodtico21 – https://upload.wikimedia.org

El furor de las Casas de Cambio del Oro y la Plata.

Se publica un decreto impensable por todas partes, comenzando porque todo el mundo podía vender, al estado por supuesto, previa tasación de los autorizados para ello, sin tener que mostrar propiedad o titularidad del objeto a vender, perdonando a todos los que no habían declarado poseer una obra de arte al Fondo Cubano de Bienes Culturales, pero solo hasta el momento en que terminara el período estipulado en el decreto. El Estado compraría estas obras de arte con valor artístico o histórico y en particular objetos de oro y plata a cualquier ciudadano cubano mayor de edad.

Esto atrajo a mucha gente que poseían valiosas reliquias familiares las que vendieron a la Casa del Oro y la Plata por una pequeña fracción de lo que realmente valían.

La esencia de aquella medida estaba en que gracias al genial Ernesto Che Guevara cuando lo pusieron de dedo Presidente del Banco Nacional, tomó medidas que todavía hoy, sesenta años después la moneda cubana no tiene valor como divisa porque no tiene respaldo en oro, ni en nada. Por eso buscaron la manera de recolectar todo el oro y la plata que pudieran obtener con cosas que la gente no podía tener y anhelaba, como grabadoras, relojes digitales, televisores a color, jeans y calzado de marcas reconocidas, y toda la pacotilla habida y por haber que sólo se veían en los filmes que ponían en la película del sábado.

Es cierto que había artículos como el radio VEF o el Selena, el ventilador Orbita5, la lavadora Aurika, el televisor Electrón, Rubin, Caribe o el Krim 218 en blanco y negro, los refrigeradores Minsk, el reloj Poljot o Raketa, la plancha rusa y la batidora rusa, que cumplían su cometido y no estaban asociadas a la rotura, eran equipos atrasados tecnológicamente pero fabricados como casi irrompibles y eternos y así pasaban de la mano de una generación a la otra. Pero eso no era el desarrollo y había muchas cosas que no estaban al alcance del pueblo.

Para hacer mayor la estafa y el engaño, fueron contratados tasadores que falseaban el peso y buscaban el mínimo precio para ellos también embolsarse algo. La gente se vio ante la disyuntiva de deshacerse de sus joyas, algunas reliquias de familia, adornos finos, cubiertos de plata, y cosas de mucho valor, incluyendo un mecanismo de las máquinas antiguas de coser Singer y todo ello aun sabiendo que los estaban timando y dándole una miseria por cosas valiosas y después le cobraban en exceso por lo que podía adquirir.

Portada revista Bohemia Octubre 1956

La “fiebre del oro” llegó a Cuba nuevamente, no como la de los conquistadores españoles en sus trueques, ni obligando a los naturales a sacar oro de los ríos, sino mediante una estafa institucionalizada a la población, explotando y aprovechando sus carencias y anhelos. Ello provocó una ola de asaltos a los que andaban con cadenas, aretes y relojes de oro, saqueo en las tumbas y robos en museos y en casas que se suponía tenían objetos de arte o joyas.

Y no era nada sencillo el trámite, había que hacer colas de varios días, a veces hasta de una semana, tanto para valorar y finalmente aceptar sabiendo que te estaban timando, lo que los tasadores oficiales determinaran y así entregar, como si se tratara de artículos de un bazar de mala muerte, en la Casa del Oro y la Plata tasaron y compraron relojes, anillos, pulseras, aretes, cadenas, crucifijos, dijes, piedras preciosas, joyas de todo tipo, pieles de animales, óleos de pintores reconocidos, cubiertos de plata u oro, vasos y copas de bacará o cristal de Bohemia y hasta monedas conmemorativas por el natalicio de José Martí (1853-1953) cuando el valor de la plata estaba a la alza. Todos los relojes suizos y hasta los Slava y Raketa eran de oro o con baño de ese metal por lo que se volvieron muy preciados.

 https://assets.catawiki.nl

A cambio se recibían los denominados “chavitos” para comprar en las tiendas que hasta entonces eran sólo accesible a extranjeros y a los escasos turistas existentes entonces. Pero allí todo tenía altos gravámenes y el procedimiento sirvió como una prueba para que después cuando fue despenalizada la tenencia de divisas, se hiciera común establecer un impuesto del 240 por ciento para fijar el precio de venta.

Llegaba entonces el momento de ejercer el derecho a comprar en una de las tiendas casi secretas para ello y donde nos enteramos de las ofertas una vez dentro de ella y donde la gente por lo regular gastaba por temor todo el monto asignado. En Tercera y Cero, Miramar, ofertaban comida, ropa y electrodomésticos que no existían en ningún otro comercio y eran el gancho y los efectos electrodomésticos tenía una garantía increíble: 72 horas.

Por suerte allí compramos nuestro primer televisor a color, un Sanyo del que puedo mencionar dos grandes ventajas: una fue que ese mismo día lo probamos y vimos que en el se podían ver una pléyade de canales de Miami, lo que duró un buen tiempo, y la otra es que ese televisor, 32 años después, se sigue viendo.

Como hacía su padre en la finca de su propiedad en Birán, donde pagaba a los obreros agrícolas con fichas sólo válidas en la bodega de su propiedad, Fidel Castro estableció una modalidad de compraventa no como las usuales en el libre mercado, sino como una expresión de las reglas del feudalismo. El Señor Feudal era el Estado Socialista con el comandante detrás disponiendo y los siervos de la gleba los cubanos.

En 1968 la Ofensiva Revolucionaria la ola de expropiaciones había llegado hasta a los pequeños comercios, y ahora se buscaba saquear a los objetos personales gracias a la incesante crítica al consumismo y la negación a un mundo al que todos aspiraban y al que solo accedían los marineros, los extranjeros, los escasos entonces visitantes de la llamada “comunidad cubana en el exterior”, o los privilegiados de la nueva clase que tenían acceso a las llamadas “diplotiendas”.

Lo cierto es que deben haber aumentado considerablemente las reservas de oro gracias a los millones de cubanos que lo entregamos a cambio de humo y espuma, y que el metal debe haber sido derretido y fundido en lingotes y almacenado en las bóvedas del Banco Nacional. Pero el peso cubano sigue sin tener valor en el mercado internacional, así que lo más probable es que esta fortuna haya sido empleada en otros destinos, ninguno para beneficiar el nivel de vida del pueblo cubano, y además ha ido creciendo en los más de veinticinco años que el cubano paga gravámenes inmensos a los productos de primera necesidad y en el que se gasta prácticamente las grandes remesas de los cubanos en el exterior. A esta ganancia extraordinaria se suman los ingresos por la venta de servicios médicos a otros países y de las que los galenos cubanos reciben una miseria, y sin contar todos los negocios ilegales que realiza cuba con la reventa del petróleo, las ventas ilegales de patrimonio y hasta otros negocios turbios que nadie duda que dejaron de hacerse a pesar del revuelo de la Causa No. 1 y el fusilamiento del General Ochoa.

No en balde se hizo popular un chiste de la época relacionado con la cola interminable, que no avanzaba para la tasación, era que en aquella cola se habían encontrado José Martí y Mariana Grajales, y al preguntarles qué hacían allí, respondieron que para tasar La Edad de Oro y el Titán de Bronce.

René Portocarrero – http://www.radioenciclopedia.cu

Las subastas ilegales

Era insospechado que en manos privadas existieran tantas obras de arte, muchas patrimoniales, pero no todas terminaron en museos o en el Fondo de Bienes Culturales, sino que fueron comercializadas en otro negocio muy lucrativo: las subastas.

Ellas se realizaron en dos casas en el reparto Atabey de forma ilegal y casi clandestina y con acceso seleccionado de personal diplomático y residentes extranjeros, curadores, millonarios extranjeros especialmente invitados y altos oficiales de las FAR y el MININT y artistas cubanos reconocidos internacionalmente. Y no era una simple subasta, aquello era otro mundo, había un banquete y hasta una cena de gala y se vendía lo más selecto del arte que había sido comprado en la Casa del Oro y la Plata a precios ridículos. El subastador era un conocido presentador de la televisión y la actividad se amenizaba por un grupo de cuerdas. No era la casa de subastas más importante del mundo, pero actuaba como si se tratara de Sotheby’s, Christie’s o Bonhams, las famosas subastadoras londinenses.

Como la gente no soltó todo lo que tenía, sobre todo de obras de arte valiosas, en años sucesivos y hasta la actualidad se han seguido realizando subastas, destacando la llamada Subasta Habana, que se celebra en el Hotel Nacional y se dedica fundamentalmente a obras de la plástica cubana. Ahí se han vendido obras de propiedad privada de autores como Wifredo Lam, Servando Cabrera Moreno, Víctor Manual, René Portocarrero, Eduardo Abela, Mariano Rodríguez y Loló Soldevilla y la subasta tiene un objetivo internacional y le cobra un impuesto por ingresos personales con una bonificación del veinte por ciento, así será de grande la tajada del Consejo Nacional de Artes Plásticas.

Salazarteoh – https://upload.wikimedia.org

Medios de pago diferentes al Peso Cubano

Ya existían desde la década de 1970 los Certificados A, B, C y D, de ellos los artistas, deportistas y marinos mercantes y algunos dirigentes utilizaban los C en tiendas de la Cadena CUBALSE (Cuba al Servicio del Extranjero), pero no sobrepasaban de unos dos mil cubanos. En 1981 se emiten las fichas Intur para que los extranjeros cambiaran las divisas para comprar en Cuba. De ello compramos una vez un ventilador americano y un reloj digital Citizen. El ventilador existe todavía funcionando y el reloj Citizen duró diez años con la misma pila.

Después surgieron los Certificados en Divisas, para personal del campo socialilsta, cubanos de la comunidad en el exterior, extranjeros residentes en Cuba, estudiantes y becarios extranjeros y cubanos con condiciones especiales.

Mientras tanto en 1993 se despenaliza la tenencia de dólares y se autoriza su empleo en la red comercial, hasta que entró en circulación el Peso Convertible, el famoso CUC que el que no lo posea está al borde del abismo.

Y para el Oro y la Plata se inventó el PANGOLD o Cheques CIMEX, único válido para esas tiendas, imitando algo similar que existía en la Unión Soviética. En mi visita a la URSS tuve acceso, como extranjero, a los comercios de venta en este tipo de certificados, donde se ofertaban productos japoneses y norteamericanos exclusivamente. Usted podía comprarse un televisor Krim o de otras varias marcas soviéticas, pero la gente anhelaba tener un SONY o un PANASONIC. Una prueba la ví cuando llevaba puesto un jean Lee que había comprado en la Casa del Oro y que en la URSS en su equivalencia valía casi el doble del precio inflado que ya había pagado por él, de ahí que la gente lo viera con tanta admiración.

http://www.cubadebate.cu

Hay que recordar que no ahora que está bajo el tentáculo de los militares cubanos, sino entonces, CIMEX (Contra Inteligencia Militar en el Exterior) era la más poderosa corporación económica cubana y fue creada por el convicto y fallecido Ministro del Interior José Abrahantes y su presidente fue el fusilado coronel Antonio de la Guardia, y formaba parte del Departamento MC (Muralla Comercial). Llegó a dominar nacionalmente la comercialización de efectos electrodomésticos y se hizo extensiva a casi todas las áreas económicas, trayendo recursos a través de terceros países y empresas fantasma.

MC fue vinculada con Pablo Escobar y el Cartel de Medellín, así como el contrabando de diamantes, marfil y maderas preciosas y sufrió un colapso, pero se recuperó y llegó a ser propietario de 80 empresas con presencia en todo el país, y a operar cualquier tipo de negocio, perteneciente a CIMEX navieras, bancos, casas financieras, compañías aéreas, cadena de tiendas y supermercados, servicentros Cupet, servicios gastronómicos, inmobiliaria, zona franca, turoperadores, servicios de autos rentados, marcas propias de productos como ron, café, refrescos, paquetería internacional, acuñaciones, estudios de grabación y productora musical, joyería y otros. Un verdadero monopolio.

No podía ser otra sino CIMEX, la encargada de “tumbarle” el oro y la plata a los cubanos. Y el peso cubano ha seguido siendo, gracias al increíblemente casi santificado Che Guevara, un hermano pobre, más bien miserable.

La fiebre del consumismo se volvió imparable a partir de esta medida – http://www.granma.cu

Lo que trajo la estafa

La gente iba a la Casa del Oro en La Habana desde todas las provincias y eran capaces de pasar semanas en esta gestión, por lo que valía la pena estudiar este fenómeno. Estaban nuevamente desvalijando a Cuba de sus metales preciosos, en esta ocasión algo que no se ha visto en otra parte del mundo después de la conquista de América, excepto cuando los nazis despojaban a los judíos de absolutamente todo, acto realizado por la fuerza, pero el caso cubano era absolutamente voluntario y encima de ello deseado con mucha energía, aún sabiendo que se trataba de un fraude.

Esa estafa gigantesca trajo una lección política que el gobierno no pudo desoír: el triunfo del consumo sobre la austeridad y la uniformidad socialista. Las carencias del socialismo, tan criticadas en los países socialistas, en particular en la Unión Soviética con sus contrastes inmensos de que ponían naves en el espacio pero no podían hacer un pantalón decente, se repetían con mucha más fuerza en Cuba y esto creaba un nuevo dilema, porque ya la gente no tenía más oro ni plata ni obras de arte para canjear.

La azul es una camisa Yumurí, de las conocidas como “tostenemos”

Pero en la moda en particular, la Casa del Oro, que por lo regular ofertaba ropa y calzado de dudosa elegancia, hicieron que proliferara el mal gusto, pero a la gente no le interesaba eso, sino que habían tenido acceso a algo que fuera diferente de lo llamado “tostenemos”, o sea, un jean, pullovers o tenis de marca o artículos electrodomésticos japoneses, considerando que con ello habían logrado el acceso a un pedacito del mundo del que nos decían todo era malo, pero que para los cubanos se vestía de largo como son los valores de lo prohibido.

El socialismo había prometido el reino de la libertad y lo que hizo fue suprimirla y además crear el imperio de la necesidad. Una sociedad totalitaria como la existente en Cuba niega el mercado y el consumo para las masas pero no para sus dirigentes, la Nueva Clase.

Probablemente la Casa del Oro haya sido otra notable contribución del gobierno cubano al realismo mágico. Seguramente mis hijos recuerdan, como el comienzo de Cien Años de Soledad de García Márquez, cuando el padre de Aureliano Buendía lleva a su hijo a conocer el hielo, cuando entraron a aquella tienda de Tercera y Cero y quedaron cegados como los indios al ver los espejitos de los españoles o como cuando Aureliano tocó el hielo.

En días recientes he visto un filme alemán titulado Ballon, o Globo y traducida como “Vientos de Libertad” y trata de uno de los tantos intentos de los ciudadanos de la extinta República Democrática Alemana de pasar a la tan difamada República Federal Alemana. Al margen del miedo en que se vivía con las delaciones y la STASI, la Seguridad de la RDA, se muestran los deseos de contar con un nivel de vida superior (en lugar de un Wartburg tener un Mercedes, en lugar de una bicicleta común una BMX), pero sobre todo tener libertad para elegir su destino.

Diccionario Pirata Saltapiedras – https://upload.wikimedia.org

El Oro en Cuba hoy

Ya casi nadie en Cuba tiene oro o plata, salvo los anillos de compromiso o unas pocas joyas de tan gran valor sentimental que no tienen precio por lo que no se venden, pero en Cuba han aparecido los compradores ambulantes de pedacitos de oro, joyas partidas, espejuelos antiguos, relojes rusos, pedazos de cadena, lo que sea. Junto a los compradores de pomos vacíos de perfumes de marca y los que se dedican a rastrear las playas y encuentran monedas, anillos y cadenas, de los que me alegraría encontraran la sortija con mis iniciales CRB que se me perdió en Guanabo en los años sesenta. Es una fiebre silente del oro, otro recurso para sobrevivir el gran sector de la población que no tiene acceso a la moneda convertible, imprescindible para vivir en la Cuba actual.

Estas historias de usureros, que hacen parecer aburrida la mejor película de piratas de Errol Flynn o Burt Lancaster o lo que conocemos de los joyeros y prestamistas judíos. Todos mordimos el anzuelo consumista y no precisamente para acumular objetos, sino porque no los teníamos, y no nos dimos cuenta de que un barbudo con una pata de palo y un gancho por mano y con una gorra con una estrella de comandante, lo había lanzado, como tantas cosas que nos lanzó en su nefasta existencia.

Pero ha historia, la anterior y la actual, nos ha enseñado que el sistema político en el poder desde hace más de medio siglo no es totalmente el causante de las desgracias del cubano. Somos nosotros mismos los verdaderos culpables, porque regímenes tan crueles y represivos han sido derrocados por la acción del pueblo en muchos puntos de la geografía mundial, y nosotros en lugar de ello hemos optado por abandonar el país. En algún lugar leí una frase que se le atribuye a tanta gente que prefiero calificarla como anónima y que decía que los pueblos tienen el gobierno que se merecen. Es por eso que nosotros nos merecemos que nos sigan explotando y que nos hayan tratado como aborígenes en este triste episodio del oro y la plata.

https://lasratesdelospoliticos.files.wordpress.com

Tambien te puede interesar

No hay Comentarios

Deja un comentario