Las conspiraciones en la historia

Las conspiraciones en la historia

“Los humanos son capaces únicamente de decir pequeñas mentiras y no conciben las grandes mentiras. Por lo tanto, si quieres realmente ocultarle algo a la población, engáñalos con una mentira tan grande que aunque la descubran no la van a creer.”

Adolfo Hitler

“Una mentira mil veces repetida…se transforma en verdad.”

Joseph Goebbels

Con estas cínicas frases de estos dos monstruos del nacionalsocialismo y de la maldad humana, introduzco el tema de la conspiración, que no es más que la manipulación de la mente humana sobre la base de la mentira, algo con lo que el cubano ha tenido que lidiar durante toda su vida, pero en particular el último medio siglo. Por desgracia a nuestro país lo ha gobernado por más de cincuenta años un conspirador y manipulador nato, y lo hizo con tanta fuerza que hasta después de muerto perduran sus intrigas. Pero también por desgracia, ese tipo de engendro ha sido bastante abundante entre los llamados seres humanos.

Por ello, abundando en el pensamiento de los grandes dictadores, habría que añadir a las citas anteriores las siguientes:

De Adolf Hitler: “La mayoría no sólo representa siempre la ignorancia, sino también la cobardía. Y del mismo modo que de 100 cabezas huecas no se hace un sabio, de 100 cobardes no surge nunca una heroica decisión”.

Y Mussolini diría una frase que haría suya Fidel Castro: “Tudo no Estado, nada contra o Estado, e nada fora do Estado”, la que el emperador tropical traduciría como “Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”.”Los mejores fascistas obedecen en silencio y trabajan con disciplina. Nosotros decimos: primero los deberes, luego los derechos”. Sin duda el Comandante en Jefe, dueño de Cuba, tenía a este como su primer mandamiento.

Pero por supuesto, dondequiera que ha habido un asentamiento humano, ha existido la explotación, la religión y por supuesto, la teoría de la conspiración, que ha estado presente en los grandes acontecimientos del hombre, siempre para lograr que unos puedan vivir a costas del trabajo de otros.

Podremos ser un seguidor de las teorías conspirativas, probablemente hasta sin saberlo, o por el contrario, tener los pies en la tierra y darnos cuenta del engaño, pero eso está reservado, desgraciadamente, a una minoría, ya que el resto no avizora nunca las trampas que les han tendido y se lo creen todo íntegramente.

La historia de la humanidad es la historia de las guerras cuyo único objetivo es alcanzar el poder y la riqueza, enalteciendo los instintos de odio y avaricia y haciendo del ser humano algo malvado. Sin la existencia de guerras, la historia estaría casi vacía y para llegar a nuestros días, el hombre se ha servido de intrigas y conspiraciones, aún para las cosas buenas, como son los avances científicos, que no han estado exentos de trampas y con solo poner un caso lo confirma: Edison y sus conspiraciones contra Tesla.

Decía Rousseau, el filósofo francés, que el hombre nace bueno pero la sociedad lo corrompe. Yo en particular, sin ser filósofo ni mucho menos, pienso que eso es parcialmente cierto, pero hay quienes se crían dentro de la maldad y no son malos ni se dejan corromper por el medio en que viven. También las condiciones sociales nos imponen cosas que nos hacen que salgan a flote nuestros instintos animales como forma de sobrevivir. Si fuéramos como los animales (…yo quisiera ser civilizado como los animales…, decía Roberto Carlos en su ecológica canción “Progreso”), solamente acudiríamos a la violencia para alimentarnos, para defendernos o para reproducirnos y no cabría la trampa ni la conspiración, la que no existe en el mundo animal, excepto en el peor animal, el hombre.

“Conspiración” derivada del término latino “conspirare”, significa “respirar juntos”. Las teorías conspirativas nos dicen que un grupo de personas u organizaciones se han confabulado para manipular un suceso, o una serie de sucesos, para obtener el resultado que desean, casi siempre a base de mentiras y trampas.

Casi siempre las conspiraciones se han relacionado con intentos de grupos o personas para acceder al poder político, social o económico mediante la intriga y la duda o también como un medio de mantener ese poder. Pero como las corporaciones son producto de la mentira, no pueden ser perfectas pues los riesgos asumidos, las traiciones y equivocaciones conllevan casi siempre a que éstas fracasen o sean descubiertas.

.Las conspiraciones son parte indisoluble de la historia del hombre y han sucedido en todos los ámbitos del poder pero unas han tenido mayor trascendencia que otras, lo que las ha convertido en verdaderas teorías de la conspiración, basadas en complots casi perfectos, de gran alcance en el tiempo y el espacio y que involucran a personas de todas las esferas de la sociedad. Tal es el caso de las religiones, como ejemplo más concreto.

Por tanto, la teoría de la conspiración se ha convertido en una herramienta que nos brinda una explicación que no tiene forma de ser rebatida, lo que nos convierte en completos simuladores, en donde lo único importante son las apariencias. Ello lleva a los que se sienten parte de la conspiración, a creer todo lo que le dicen, a explicarse todo lo que pasa y ser un elemento ciego que cree que no hay casualidad, accidente o suerte, porque la teoría conspirativa se lo ha explicado todo. No importa que lo que le digan no tenga razonamiento o lógica, porque al final reconocemos que necesitamos de una teoría conspirativa para explicarnos todo lo que sucede y lo que escapa a nuestro control.

Como decía el poeta español Félix Grande:”Tengo la prisa del insomne que una noche descubre que casi todo ocurre sin su consentimiento ni participación”. De este poeta no conozco mucho, solo su libro “Blanco Spirituals” que fue premio Casa de las Américas, pero ya con esta sola imagen que nos regaló es suficiente para acreditarlo.

Y la mejor forma de expresarse una conspiración es a través de un mito, que puede explicarse como costumbres, leyendas o relatos, que según la conveniencia de los que estén en el poder, puede irse modificando con el tiempo para que las nuevas generaciones lo sientan suyo también, como puede ser el caso de los dioses o figuras históricas o legendarias. En contraposición a ello, por lo regular los mitos, que aparentemente conllevan un mensaje moral, por lo regular son cosas totalmente inventadas.

Los mitos son tradicionales. Pueden servir de consuelo o contener un mensaje moral, y a veces son aterradores. Los mitos pueden haber evolucionado a partir de un suceso, lugar o persona reales, o pueden ser puros inventos.

A ello le sumamos el papel de las tecnologías de información y comunicación en la difusión de los viejos mitos-conspiraciones y la creación de otros nuevos sobre la base de elementos pseudo científicos, todo ello favorecido por generaciones que carecen de la cultura de las anteriores, ni tienen hábitos de estudio y lectura como los que existían antes, por los que son más susceptibles de ser influenciados. No es lo mismo devorar libros que jugar con los medios electrónicos o escribir estupideces en las redes sociales.

La religión, la madre de todas las conspiraciones

A pesar de ser la principal y más dañina de todas las conspiraciones, no voy a profundizar mucho en ella porque ya me he pronunciado extensamente de todo lo dañino que han representado las religiones para la historia de la humanidad. Pero visto desde el punto del concepto que nos ocupa, la conspiración, no podemos considerarla como una sola, sino como todo un universo de conspiraciones que no han cesado de repetirse y reinventarse en miles de años de existencia de la sociedad humana.

Las religiones como instrumento de dominio y sumisión, todas se basan en una conspiración y establecen dogmas en los que hay que creer ciegamente y que no se pueden poner en duda. Y como todas nos prometen una vida paradisíaca después de la muerte física, de lo cual nadie ha dado ni podrá dar fe, pues el ser humano, esperanzado de lograr en esa otra vida lo que no obtuvo en esta, se hace cómplice y siervo de esta conspiración.

Desde que el primer hombre vio que todos eran temerosos, del trueno y las tormentas, de la lluvia y la sequía, de los terremotos y volcanes y de todos los fenómenos que no se podían explicar, y que a partir de ello alguien podría convertirse el que los definiera o atenuara a partir de una relación exclusiva con el intangible ser todopoderoso que las provocaba, vio en ello la posibilidad de vivir sin trabajar y además vivir mejor que los demás, invocando sumisión y ofrendas. El brujo de la tribu comenzó la larga historia de las conspiraciones del hombre. Ya no tuvo que salir a cazar, pescar, recolectar o guerrear, su mística tarea se lo impedía.

A medida que la sociedad humana se fue diversificando y desarrollando, las diferentes culturas fueron buscando sus propias religiones al no haber explicación científica de los fenómenos naturales y de ahí surge el Cielo y Dios para los cristianos, los dioses del Olimpo y toda la constelación de deidades necesarias para mantener un sistema basado en mentiras y que solo ha traído para la humanidad dolor, sangre, sufrimiento y depravación y que además se sustenta en que la trampa siga su curso eternamente, transmitiéndose generación tras generación.

Al final, le religión, ese invento humano, es la génesis de todas las conspiraciones. No se puede catalogar de otra forma a la conspiración que ha echado mano a todas las miserias humanas y los peores sentimientos del hombre para imponer una religión a sangre y fuego, sea a través de las Cruzadas, la Conquista de América o las Guerras Santas de los Musulmanes.

A lo largo de milenios de historia los Papas, reyes, políticos y medios de información han ocultado alevosamente los crímenes, explotación, inmoralidades y exterminio completo de pueblos, todo en nombre de una conspiración, sea el régimen nazi, la Inquisición Católica, la cruel Conquista de América, la Esclavitud desde el imperio Egipcio hasta la trata de esclavos negros y más recientemente el ocultamiento por jerarcas de la Iglesia, incluido Papas, de los
abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos.

No en balde se ha escrito tanto y definido que de todas las religiones la católica es la gran ramera. Y gran parte de ello se lo debe a la Biblia.

 La Biblia es el libro más leído y el más peligroso y letal del mundo.

La Biblia

El libro más leído en el mundo, la Biblia, no es más que un conjunto de cuentos, fábulas e hipótesis, sin ningún fundamento real, que explica, mediante una sutil y compleja conspiración, desde la creación del mundo hasta los fundamentos morales que deben imperar en la sociedad humana.

Para llevarla a términos modernos, la segunda temporada de la Biblia, o el Nuevo Testamento, acaba de redondear la conspiración con el mito de Jesús de Nazaret. Ahí nos damos cuenta que Jesucristo no es más que un mito, un sincretismo de muchas religiones y creencias que conforman, en una conspiración más compleja, las enseñanzas dogmáticas necesarias para hacer más sutil la dominación de la religión sobre la razón, y sobre todo como auxiliar inseparable de las clases dominantes.

La realidad, apoyada con evidencias históricas nos muestra que muy posiblemente nada de lo que nos han contado la Biblia sea verdad y si algo parecido existió, como el diluvio universal, tuvo su base en hechos naturales. Además la Biblia como tratado conspirativo, no hizo más que recoger experiencias religiosas judías, romanas, musulmanas y de otras culturas que se recogieron y como siempre ocurre con quien escribe la historia, se llevaron hasta un punto en que se erigió como una verdad absoluta contra la que no hay forma de demostrar lo contrario.

El imperio romano, acabó a golpe de sangre con todas las religiones paganas e impuso el cristianismo en todos sus territorios, que a su vez se extendió al Nuevo Mundo, imponiendo una dictadura religiosa, donde el que no creyera solo tenía un camino: la hoguera. Y a partir de ese momento el cristianismo, en sus diversas teorías conspirativas, se extendió por la mayor parte del mundo con su maquinaria dogmática.

Pero el cerebro humano siguió desarrollándose, y ya en el siglo XX, los avances científicos demostraron que los que murieron en la hoguera por sostener criterios sustentados en pruebas que ponían en duda las divinas escrituras, era cierto y más, que en el Cielo no había ningún Dios rigiendo los destinos de miles de millones de seres humanos. Pero la conspiración fue tan grande que a pesar de la ciencia, mucha gente sigue creyéndose esos cuentos.


Pinceladas de algunas conspiraciones mundiales famosas.

Al margen de las religiones, han existido muchísimos ejemplos de grandes conspiraciones.
Las conspiraciones mundiales más relevantes son repetidas por millones de personas que creen que el gobierno y los medios de comunicación, sólo buscan tener entretenido al público.
Pero ya el ser humano ha ido aprendiendo y aunque algunas son comprobadas por científicos o historiadores, la incredulidad prima entre las personas. Veamos algunas de ellas.


Asesinato de Julio César

Julio César instauró, a partir de sus éxitos como militar y político, una dictadura que terminó con la República Romana y por eso y por sus acciones fue considerado un tirano. De nada valió la esmerada educación que recibió Cayo Julio César de sus profesores griegos y tomó un camino diferente al republicano y la democracia.

Es por ello que el 15 de marzo del año 44 A.C.Julio César fue ejecutado como resultado de una conspiración encabezada por senadores romanos como Casio y Bruto. Su asesinato desembocó en una guerra civil entre sus detractores y defensores de la república, como los mencionados anteriormente y sus defensores, como Octavio y Marco Antonio. Esta confrontación terminó con el triunfo de los seguidores de César y la instauración del Triunvirato en el que Octavio, Marco Antonio y Lépido se repartieron el poder.

Años después, fue famosa la conspiración para asesinar al Emperador Romano Calígula, orquestada por el pretoriano Casio Querea y muchos senadores y militares, los que odiaban al sádico emperador, al que sorprendieron y todos trataron de darle al menos una puñalada. Cayo Julio César Augusto Germánico, conocido por Calígula, llevó al país a una crisis económica y hambruna a todo el imperio, malgastó el tesoro, ordenó ejecuciones y torturas injustificadas, y obligaba a las hijas y esposas de los senadores a prostituirse. Tras su fin, sus guardaespaldas mataron a muchos de los conspiradores y los que sobrevivieron asesinaron a la esposa y a la hija de Calígula. Claudio, el futuro emperador logró huir y ahi siguieron las conspiraciones interminables en Roma.

Solo fue una conspiración de las tantas que existieron en la antigua Roma y de la cual hemos heredado principalmente sus vicios y latrocinios.

Hernán Cortés, el gran conspirador

Siempre que uno lee las historias de la conquista de América, en particular la de México, se sorprende por el hecho de que un pequeño grupo de españoles pudiera derrumbar al inmenso imperio azteca.

Muchos dicen que en este tema tuvo gran peso las profecías que advertían al Emperador Moctezuma II del regreso de la Serpiente Emplumada, hombres blancos y barbudos, otros con la más avanzada tecnología europea, cuando lo cierto es que esta lucha, la de mayor inferioridad numérica en la historia mundial, se decidió por un solo factor: la conspiración de Hernán Cortés con las diferentes etnias y tribus que eran sojuzgadas y maltratadas por los aztecas.

Con un total de 547 hombres, 518 infantes, 16 jinetes y 13 arcabuceros desembarcó en 1519 el conquistador y después de meses de batallas contra tribus menores en su camino hacia la capital azteca y eliminando la posibilidad de regresar, sobre todo los leales al Gobernador de Cuba, Diego Velázquez, inutilizó las naves.

El 8 de noviembre de 1519 los cerca de 400 supervivientes, con 15 caballos y 7 cañones se encaminaron hacia Tenochtitlán, donde deberían luchar contra cientos de miles. Cortés no estaba improvisando, sabía cuáles eran sus ventajas y conocido las debilidades de su gigantesco enemigo.

El Imperio azteca era la formación política más poderosa del toda América y dominaba una población de quince millones, sobre los que ejercían gran dominio, exigían tributos y aplicaban sin miramientos su superioridad militar, por lo que Cortés valoró que el odio hacia los aztecas podía emplearse en beneficio de España, por lo que logró incorporar a sus tropas a miles de guerreros nativos, con los que se abrió camino hacia la capital mexica.

A ello le sumó la astucia de Cortés para seducir a Moctezuma II, figura casi divina para loa aztecas, de tal forma que terminó cautivo en su propio palacio. Quizás en ese momento el conquistador mostró su gran habilidad para conspirar, pero si no lo hubiera hecho así, la exagerada inferioridad numérica, sin posibilidad de retirada y con un pueblo que practicaba los sacrificios humanos, hubiera acabado con los españoles en un momento.

Pero ahí no terminó la capacidad conspirativa, porque envuelto en un malestar creciente entre los aztecas por el secuestro de su emperador, llegó la noticia de que Diego Velázquez, que había confiscado en Cuba los bienes de Cortés y desautorizado la conquista de México, envió una misión para aprehenderlo. El contingente tenía 1400 hombres, 80 caballos y 20 cañones, pero Cortés, con 80 hombres, se encaminó a enfrentarlo. Y no solo los enfrentó, sino que los venció y regresó a Tenochtitlán con refuerzos, pero allí se habían sublevado contra los españoles, de tal forma que no le hacían caso ni a su emperador, el cual murió como resultado de una pedrada de sus propios vasallos. Ello obligó a Cortés, en la llamada Noche Triste, el 30 de junio de 1520, a huir de la ciudad hasta que pocos días después dio cuenta de su superioridad militar.

Cuando se hable de conspiraciones a lo largo de la historia, hay que mencionar sin duda a Hernán Cortés, que supo aprovechar las divisiones, explotar el carácter de los líderes contrarios y aumentar el asombro por las armas y tácticas europeas. Y también sin duda, al hecho de que mataba a sus oponentes, mientras que los aztecas, sin armas de hierro, solo herían para después usar a sus prisioneros como esclavos o en los sacrificios a los dioses.

La Santa Inquisición y Torquemada

La imagen de la Inquisición española es útil para los que tienen poco amor por la Iglesia Católica. Los que quieran sacudir a la Iglesia por la cabeza y los hombros no se demorarán en agarrarse de dos de sus clubes favoritos: las Cruzadas y la Inquisición española.

la Inquisición española, que comenzó hacia fines del siglo XV, debe su existencia a su predecesora, la Inquisición medieval y que comenzó en 1229 con el llamado Tribunal del Santo Oficio, que debía destruir cualquier signo que fuera contra la religión católica y se convirtió en uno de los cuerpos represores más crueles y severos que han existido.

En la edad media la religión era para las personas su ciencia, su filosofía, su política, su identidad y su esperanza de salvación.

Disentir de esos dogmas ponía en peligro a los que la escuchaba y destrozaba la estructura de la comunidad. Los europeos medievales no eran los únicos que tenían esta visión, sino también otras culturas y tal es así que todavía no existe la tolerancia religiosa universal.
Las principales armas de la Inquisición eran el miedo, la sorpresa, una eficacia despiadada y una devoción casi fanática por el Papa y la Iglesia.

En particular en la península Ibérica, durante siglos musulmana, los límites entre los reinos musulmanes y cristianos cambiaban constantemente, el grado de tolerancia hacia otras religiones era mayor que en el resto de Europa, pero el poder y la riqueza de los no católicos o los conversos fue objeto de envidia y molestia y en particular proliferaron las teorías de conspiración, sobre todo acerca de los judíos y musulmanes. Los historiadores modernos han demostrado definitivamente que, como todas las teorías de conspiración, ésta es un producto de la pura imaginación y de intereses creados.

Pero tanto fue la protesta que los llamados Reyes Católicos, Fernando e Isabel, mediante el Papa Sixto IV propició que se le autorizara a crear un tribunal de la inquisición.

Aparecieron en forma masiva el odio, el resentimiento, el oportunismo y los ajustes de cuenta contra cualquiera, una verdadera locura.


La Inquisición española fue despiadada, intolerante y mortífera. Cualquiera iba a parar a las mazmorras, a ser torturado por clérigos sádicos y ser sometido a atroces martirios. El potro, la dama de hierro y las hogueras eran los sitios donde la Iglesia Católica arrojaba a sus enemigos por millones. Al final la Inquisición no actuaba por la fe ni la salvación de las almas, sino por la codicia, la avaricia y la envidia y se convirtió en un brazo letal de la monarquía español y se dice que sus primeros quince años, bajo la dirección del tristemente famoso Torquemada, fueron los peores y durante su mandato fueron quemadas más de diez mil personas y más de cien mil torturados o mutilados.

Hay quienes dicen que el mito de la Inquisición española no tuvo nada que ver con lo que realmente se dice, que fue mucho más suave e interesada en la fé. Por desgracia no se le puede preguntar a los cientos de miles que sufrieron sus torturas o murieron. Como ejemplo el inquisidor de México, Juan de Zumárraga, quemó vivo a un indio, señor de Texcoco y nieto de Netzahualcóyotl, siendo la primera víctima del Santo Oficio para que supieran lo que le pasaba al que no fuera sumiso con la religión.

Hay muchas contradicciones en las cifras, pero el hecho real es que cuando a uno le hablan de Inquisición, le tiemblan las piernas.

Y de Torquemada, como siempre ocurre, tenía ascendientes judíos y para no ser sospechoso, se esforzó con las santas escrituras y llegó a ser uno de los confesores personales de los Reyes Católicos. Se dice que era muy trabajador, insobornable, piadoso y austero, pero por otra parte vivía en lujosos palacios con muchos criados, estaba protegido por cincuenta caballeros y 250 soldados, ya que en Cataluña tuvo un gran rechazo, y acumuló una gigantesca fortuna, proveniente de los bienes confiscados a los que herejes que mandó asesinar.

Si el nombrar a la Inquisición nos dá miedo, nombrar a Torquemada, la leyenda negra de la inquisición española, símbolo de crueldad y fanatismo religioso creados a partir de una subtrama de la gran conspiración del catolicismo.

Abraham Lincoln

En Estados Unidos se ha atentado con éxito contra la vida de varios presidentes. En particular en dos casos, se ha tratado de personajes importantes en la historia norteamericana: Abraham Lincoln y John F. Kennedy. Y por supuesto, detrás de ellas ha habido una compleja conspiración, sobre todo en la última.

La mayoría acepta a que John Wilkes Booth fue el asesino ejecutor de Lincoln, pero no está claro si actuó por sí solo o solamente fue utilizado por un grupo de personas que planearon la acción en su favor o en venganza.

En la teoría de la conspiración al respecto se habla de la afiliación masónica de Booth y de su alta jerarquía en esa organización (grado 33), y que a su vez tenía fuerte relación con banqueros masones de Europa y los Caballeros del Círculo Dorado, todos interesados en la muerte del presidente Lincoln. El objetivo de la KGC (Caballeros del Círculo Dorado) era anexar un círculo dorado de territorios en México, América Central y el Caribe para su inclusión en los Estados Unidos como estados esclavistas.

Y como siempre ocurre, culparon de participación en la conspiración a los judíos, en particular a los Rothschild, a la Iglesia Católica y en particular a los Jesuítas. Los Jesuítas parecen ser los caballos de batalla y los chivos expiatorios del Vaticano. No se si será así, pero solamente por el hecho de que Fidel Castro estudiara con los Jesuítas, me hace recelar totalmente de ellos. Yo no le tengo confianza a ningún religioso, pero en los jesuítas menos que menos.

Resulta que el papa Pío IX fue el único jefe de estado que reconoció al gobierno Confederado y que además la inmensa mayoría de los complotados eran católicos. Sin duda tener a un poderoso estado predominantemente protestante no era del gusto del Vaticano.

John Wilkes Booth tenía la misión de secuestrar a Lincoln para canjearlo por prisioneros confederados y negociar la paz, pero la rendición del General Lee había destruido el plan por lo que decidió cambiarlo por el de asesinar al presidente. También se dice que detrás del asesinato de Lincoln estaban algunos radicales del Partido Republicano, el de propio presidente, que no veían favorable la política de reconciliación hacia los estados rebeldes del sur.

Al final los más perjudicados fueron los sureños, pues fue ese sector radical el que inició un desastroso proceso de reconstrucción que todavía muestra rencores y heridas. Y lo verdaderamente triste es que se privó a los Estados Unidos de contar con un hombre excepcional al frente de su gobierno en el momento en que más se necesitaba.

                                                                  Frida Kahlo y Leon Trotsky, con unos amigos

Trotsky y la conspiración con un final poco delicado

Lev Davídovich Bronstein más conocido como León Trotski, fue un político y revolucionario ruso de origen judío. Trotski fue uno de los organizadores clave de la Revolución de Octubre, que permitió a los bolcheviques tomar el poder en noviembre de 1917 en Rusia y durante la guerra civil que le siguió, desempeñó el cargo de comisario de asuntos militares. Negoció la retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial y se encargó de la creación del Ejército Rojo. Por sus concepciones y después de la muerte de Lenin, se enfrentó política e ideológicamente a Iósif Stalin, liderando la oposición de izquierda, lo que le causó el exilio y posterior asesinato.

Murió asesinado en México por Ramón Mercader, un agente español de la NKVD soviética. El 20 de agosto de 1940, Ramón Mercader le clavó un pico en la cabeza al que, en su día, fue la mano derecha de Lenin.

Son decenas los libros de historia que se han hecho eco de este estrepitoso y burdo atentado. Una maniobra orquestada por el mismísimo Stalin desde la U.R.S.S. para acabar con uno de sus enemigos más importantes, para lo que tejió toda una trama compleja que terminó con su asesinato después de haber peregrinado por varios países hasta ser finalmente acogido como refugiado político en México, donde organizó un movimiento político para desenmascarar a Stalin. Pero ese no fue el único intento, ya varios pistoleros a las órdenes de David Alfaro Siqueiros, ametrallaron la casa de Trotsky, haciendo más de 300 disparos. Ante ello Stalin creó la trama conspirativa haciendo que Mercader se hiciera de la confianza de Trotsky, para lo que tuvo que enamorar a una mujer allegada al líder y simular ser seguidor de sus postulados.

Sin duda una conspiración con todas las de la ley que tuvo un sucio y poco delicado final y cuya historia es narrada exquisitamente en el libro de Leonardo Padura: “El hombre que amaba a los perros”.

Y como el tema principal son los recuerdos, me viene a la mente una frase inolvidable de Leonardo Padura, ese imprescindible:

“Yo trato a las plantas como si fueran perros, a los perros como si fueran personas, y a las personas como si fueran mi mata de aguacates preferida.”


El incendio del Reichstag

El incendio del Reichstag fue servido en bandeja de plata a los nazis en Alemania para que llegaran al poder. Acusando a los comunistas de que fraguaban un complot contra el Reich, los nazis crearon una amplia difusión de mentiras que convencieron a una gran mayoría del pueblo alemán, a través de crear una atmósfera de miedo y odio que les facilitara el control.

Los nazis planearon la acción y ejecutaron el incendio del Reichstag, el edificio insignia del poder político en Alemania y culparon a los comunistas para ganar el favor político del pueblo. Después de este hecho el partido Nazi se convirtió en el de la mayoría y Hitler como su líder, comenzando una era de desgracia y sufrimientos no solamente para la propia Alemania, sino para toda Europa y buena parte del mundo.

La historia nos tiene que enseñar, y parece que no hemos aprendido, del peligro que representan mentes retorcidas al frente de países importantes. No importa el papel que haya podido representar Fidel Castro al frente de un país pequeño como Cuba, aunque haya tenido determinada influencia en otras naciones, pero situar en la Casa Blanca a un personaje incapaz y mal intencionado es un peligro no solo para la humanidad, sino para la propia supervivencia de la especie humana.

Las políticas divisivas y de odio que se propiciaron a partir de la conspiración que llevó a la quema del Reichstag tienen que servir de ejemplo para que conspiraciones como esta, que van mucho más allá de un simple incendio, no se repitan. Igual debe ocurrir con las guerras comerciales, de las que hay que recordar que la última se terminó a cañonazos.

                                La Iglesia Católica tiene las manos manchadas de sangre, sobre todo la del Holocausto.

El Vaticano y los Nazis

Adolf Hitler era católico, pero no es muy abundante la información, sobre todo por el control que ha ejercido la Iglesia en su momento sobre el tema, del papel jugado por el Papa, el Vaticano y en particular la orden de los Jesuítas (otra vez) en el ascenso al poder de los Nazis. Hay estudios serios que identifican a las concepciones nacionalsocialistas con el sistema gentil romano ario, extremadamente racista, en particular con odio extremo a los judios y que fue auspiciado por el Vaticano.

El “Reichskonkordat”, firmado el 20 de julio 1933 en Roma, fue un acuerdo entre el Vaticano y los Nazis. El Vaticano dirigía y estaba asociado con muchos bancos de familias de la banca europea, los que apoyaron a los nazis.

Después de la derrota de Hitler, el Vaticano jugó un papel de primer orden en crear rutas de escape de los criminales de guerra nazis a lugares seguros, en particular Argentina con sus compinches admiradores del nazismo Domingo y Eva Perón. A ello se suman teorías conspirativas de que Hitler escapó a Latinoamérica ayudado por el Vaticano y por Franco y murió en ese país donde aún están los restos de un submarino alemán y acerca de lo cual hay escritos varios libros. Puede o no haber ocurrido, pero el hecho real es que muchos criminales de guerra escaparon de la justicia gracias a las conspiraciones de la iglesia.

Por eso se mantiene vivo el debate sobre el acceso a los archivos secretos de la guerra que guarda la Iglesia. El Vaticano es el único país de Europa que se ha negado a dar acceso a todos sus archivos de la Segunda Guerra Mundial a historiadores e investigadores independientes.
Y de ahí que se especule que existen muchos relatos de sacerdotes sobre el grado de conocimiento del Vaticano de todo lo que ocurrió con el Holocausto y las medidas que pudo haber tomado el Papa Pío XII para detenerlo. Por supuesto que ahí están los registros del Banco del Vaticano y los negocios conjuntos con el Tercer Reich, así como las ganancias por pólizas de seguros de vida de los judíos asesinados en campos de concentración.

Pero por supuesto, como sus antecesores, el papa Francisco está más interesado en posar para las fotos, beatificar a unos pocos que no lo merecen y condenar las miserias humanas, y de paso defender a curas pederastas para no ser menos que otros Papas. Y para nada dar a la luz los documentos que pueden mostrar la profunda depravación del sistema eclesiástico.

Pearl Harbor

El ataque a la base de Pearl Harbor en Hawaii por los japoneses, el 7 de diciembre de 1941, sirvió de justificación para que Estados Unidos le declarara la guerra a Japón.

Este ataque y el comienzo de la contienda se asegura que era del conocimiento del gobierno de Franklin D. Roosevelt desde antes, que se sabían los planes de ataque y que se dejó que ocurriera para iniciar las hostilidades contra Japón a pesar de que ello conllevara la muerte de miles de personas y la destrucción de toda una flota. Estados Unidos perdió 188 aeronaves, los ocho acorazados estadounidenses atracados en el puerto, y cuatro de ellos se hundieron, así como se hundieron o dañaron tres cruceros, tres destructores, un buque escuela y un minador. murieron 2403 norteamericanos y otros 1178 resultaron heridos. Muchos militares e historiadores y políticos no conciben como la Armada Imperial Japonesa pudo atacar la base militar estadounidense Pearl Harbor con tanta facilidad y con tan impresionante cantidad de aviones (más de 350) sin que fueran detectados.

Investigaciones del Congreso y el Senado norteamericano develaron que los oficiales a cargo decidieron no hacer nada y encubrir las intenciones del gobierno norteamericano y que estos altos mandos de Pearl Harbor fueron avisados diplomáticamente por los militares japoneses, en la que alertaban del ataque que se avecinaba, lo que ignoraron. Paras los gobiernos, en las guerras lo menos importante son las vidas humanas, Pearl Harbor lo ratifica una vez más.

Y si no recordemos la frase de Stalin, que ahora se cuestiona que sea suya y que decía: “La muerte de un hombre es una tragedia. La muerte de millones es una estadística.”

                                       Charles Cholmondeley y Ewen Montagu en plena Operacion Carne Picada

El hombre que nunca existió

No habrá sido de las más importantes de la historia, pero sin duda, el nivel de detalle, de precisión y de imaginación empleados en su concepción, la hacen en mi criterio, una de las más interesantes.

En los años 50 vi una excelente película inglesa que trataba este tema. Después he leido varios libros relacionados con este hecho, que considero una de las más complejas conspiraciones de las tantas que se desarrollaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta gran trama, todo un clásico del espionaje y la confabulación, fue encabezada por el Comandante Ewen Montagu y el Capitán Charles Cholmondeley, ambos de la inteligencia inglesa, crearon un personaje ficticio, un oficial de la marina que debía servir de enlace con los mandos aliados en el Norte de Africa, fuerzas que se encargarían de preparar la invasión de Sicilia y que, usando el cadáver de un vagabundo muerto por envenenamiento pero que en una autopsia se podía atribuir a ahogamiento, fue la base para crear toda una historia que les haría creer otro destino al ataque. El cadáver contaba con todos los detalles relacionados con cualquier persona de similar responsabilidad hasta en los detalles más íntimos. Se planificó detalladamente la operación a la que se le dió carácter ultra secreto y el cadáver, aparentemente fallecido al ser derribado un avión frente a las costas de España, fue depositado en las cercanías de la costa por un submarino especializado en tareas riesgosas. En el lugar, como se esperaba, los espías alemanes, en complicidad con la policía franquista, indagaron sobre su veracidad y finalmente se creyeron la historia. Hasta una tumba del mayor William Martin, el vagabundo convertido en un oficial de enlace de la Royal Navy, existe en el cementerio de la Soledad de Huelva.

El Hombre que Nunca Existió, está basado en un hecho real que se ajusta a la verdad en líneas generales y por tanto la brecha que queda entre la ficción y la verdad es insignificante, el alto mando alemán se tragó la trampa de la operación Carne Picada (Mincemeat), que de cierta forma cambió el curso de la guerra, al mover los nazis el grueso de sus fuerzas a donde los documentos de William Martin, falsamente, decían sería la invasión, en Grecia, y dejando desprotegida a Sicilia.

El destacado escritor Ben Macintyre, especializado en apasionantes temas históricos, lanzó en 2010 su libro :Operation Mincemeat: How a Dead Man and a Bizarre Plan Fooled the Nazis and Assured an Allied Victory” o sea, Operación carne picada: como un cadáver y un plan estrafalario engañaron a los nazis y aseguraron una victoria Aliada. Realmente vale la pena leerlo.

El Triángulo de las Bermudas

Ocupa una zona extensísima, donde se concentra una parte importantísima del tráfico aéreo y naval en el hemisferio occidental, por lo que es muy probable que en él ocurran muchos accidentes. Es algo así como la propaganda que se le hacía en Cuba por parte de los medios de difusión del gobierno revolucionario al Boeing 707, al que se le llamaba “ataúd volante”, mientras que se alababa a la aviación soviética. Nada menos justo, porque si usted tiene 1000 aviones volando, mientras otro tiene solamente 10, por supuesto que el que lo centuplica en operaciones tiene más probabilidades de error. Y para mí ese es justamente el caso del mito del Triángulo de las Bermudas.

La estupidez sobre el tema ha hecho afirmar a unos cuantos, con absoluta ignorancia, que las leyes de la física no se aplican en esa área geográfica, y es uno de los únicos dos lugares del mundo donde una brújula no indicará el verdadero norte magnético.

Es cierto que cientos de aviones y buques han desaparecido en esta extensa zona comprendida entre Miami, Puerto Rico y las Islas Bermuda. La información oficial habla de 75 aviones y cientos de buques desaparecidos. Las posibles causas de las catástrofes se achacado a las interferencias electromagnéticas, el mal tiempo y los grandes campos submarinos de metano. Y como siempre ocurre cuando la ciencia no da una explicación satisfactoria, entonces se culpa a lo paranormal.

La llamada maldición del Triángulo de las Bermudas incluye historias como la del Vuelo 19, un grupo de cinco bombarderos estadounidenses que se perdieron en 1945 y un avión de rescate enviado a buscarlos también desaparecido y los aviones comerciales “Star Tiger” y “Star Ariel”, que desaparecieron en 1948 y 1949, respectivamente.

Y en el orden naval es famosa es el del USS Cyclops, una embarcación que en 1918 desapareció con la mayor pérdida de vidas humanas fuera de combate en la historia de la Armada de los Estados Unidos con 309 muertos y el USS Proteus, un minero de la marina de guerra que había sido convertido en un buque mercante desapareció en 1941 con 58 hombres a bordo y en 2015 el buque de carga El Faro con 33 personas se esfumó,

El mito comenzó en 1950 cuando Edward Van Winkle Jones escribió sobre barcos y perdidos en las Bahamas de forma misteriosa, en 1952 George G. Sand, dijo que fueron trabados sin dejar rastro y nombró a la zona “Triángulo del Diablo”, teoría que se reforzó con libros y artículos en varias revistas, sobre todo por Vincent Gaddis, Charles Berlitz y otros escritores.

Sobre ello existen muchos chistes, como que se otorga el gran Premio Triángulo de las Bermudas a tal empresa porque todas sus producciones se desaparecieron, cosa que haría que toda Cuba estaría en dicho Triángulo.

Con el avance de la ciencia, visualizaciones por satélites por la NASA junto con meteorólogos, han esbozado una nueva teoría que afirma que en el Triángulo de las Bermudas se producen inusuales nubes hexagonales que propician que se creen bombas de aire con velocidades de hasta 270 kilómetros por hora, hecho que se cree responsable de todos las catástrofes ocurridas.

Y por supuesto, como todas las conspiraciones, cuenta con una gran de mentiras que se propagan alrededor de ella, como es el caso del SS Cotopaxi, desaparecido en 1925 y que después de 90 años se afirmó que había aparecido en los mares frente a La Habana, lo que fue una absoluta mentira. Cómo también es mentira todo lo relacionado con el mito del Triángulo de las Bermudas. En un área de más de 1,1 millones de kilómetros cuadrados, puede ocurrir de todo.

Y lo más significativo es que Larry Kusche, bibliotecario de la Universidad de Arizona, descubrió que todos los datos sobre desapariciones en aquel lugar, eran mentira, pues eran cifras falseadas en la mayoría de los casos, por lo que esa zona no tiene un número de catástrofes mayor que otras de similar tamaño y especificidades, y que la cifra de lo ocurrido era el promedio estadístico normal. Soy de los que cree que de todo lo que se pueda haber dicho sobre el Triángulo de las Bermudas, esto último es lo más racional y probable.

Un mito-conspiración aupado por la Prensa y algunos Best Sellers y que se ha desinflado por sí mismo.


Roswell y los marcianos.

A principios de los años 50 se hacían famosos los cómics, libros y películas relacionadas con la llegada de extraterrestres a nuestro planeta, en particular procedentes de Marte. Se hicieron famosas canciones de Cha Cha Cha, el ritmo popular entonces, con “Los Marcianos Llegaron Ya” de Enrique Jorrín; en los terrenos en que construía la Ciudad Deportiva de La Habana apareció un misterioso platillo volador que no era más que una propaganda de un conocido programa televisivo “Mi esposo favorito” con Rosita Fornés y Ramón Bianchi y por supuesto la cerveza Cristal con su monumental modelo “Meneito”,; fue muy popular la película “El día que paralizaron la Tierra”; los muñequitos “Titanes Planetarios” alcanzaron su máxima venta y para redondear, se hicieron famosos en todas las cafeterías y hasta en las casas, los “discos voladores”, una delicia gastronómica que no era más que un pan con cualquier cosa adentro que se ponía al fuego dentro de un molde esférico en forma de platillo volador.

Es decir que todo lo que fuera extraterrestre, se puso de moda, y aunque muchos no lo saben, Roswell tuvo mucho que ver con ello. El “incidente Roswell” fue la teoría de la conspiración más popular en lo que se refiere a que seres de otros planetas han venido y vienen a la Tierra sistemáticamente y los que lo saben nos lo ocultan.

Según la prensa (amarillista por supuesto) los extraterrestres fueron avistados en 1947 en Nuevo México, cuando unos platillos voladores aterrizaron en ese lugar, cosa que afirmaron algunos residentes. Como Nuevo México ha sido de los lugares en Estados Unidos donde se han probado nuevas armas, otras fuentes aseguran que lo que se avistó en esa ocasión y en otras han sido nuevos modelos de aviones, globos meteorológicos, misiles, y hasta armas nucleares. En plena Guerra Fría con la Unión Soviética era muy difícil admitir la existencia de armas secretas o la pérdida de una ojiva nuclear.

Es por ello que la versión más generalizada, pero nunca aceptada como real por las autoridades, es que un platillo volador hizo un aterrizaje forzoso, que la nave se estrelló cerca de Roswell y que varios cadáveres de extraterrestres fueron recuperados y llevados a un lugar secreto para su estudio.

Esta conspiración para el ocultamiento de visitas a nuestro planeta por parte de extraterrestres, y de cuyo accidente nos hemos beneficiado con tecnología no conocida entonces, trajo consigo un aluvión de libros, tiras cómicas, series de televisión y filmes, que a su vez crearon todo un circuito turístico que al final solamente han traído buenos ingresos pues atraen a aquellos que se creen la historia. Al menos trajo algún beneficio aunque también ha permitido que el ser humano siga demostrando que es un idiota.

Área 51

Nevada es un estado norteamericano que más bien conocemos por ser uno de los pocos lugares de la Unión donde el juego era legal. Así conocimos Reno y después la maravilla surgida en el medio del desierto: Las Vegas. También es muy conocida la fabulosa Represa Hoover y por supuesto, el Campo de Pruebas de Nevada con el Polígono de Pruebas y de Entrenamiento de Nevada. En el segundo las nuevas aeronaves son probadas y usadas en juegos de guerra realistas y el Campo de Pruebas de Nevada fue creado para experimentar y probar materiales nucleares.

En ese extenso y poco poblado Estado, está otra curiosidad, también relacionada con los extraterrestres, el Área 51, que realmente no es más que el Campo de Pruebas y de Entrenamiento de Nevada llamado también Groom Lake. Por el carácter de las tareas que allí se realizan, de orden secreto, han convertido a la base en un objeto propio de una teoría de la conspiración. Aunque Groom Lake no es en sí una base secreta, sus investigaciones se categorizan como información clasificada y alto secreto del gobierno de los Estados Unidos.

Pero esto ha hecho que junto con las aeronaves de nuevo tipo que allí se prueban, se hable de que también existen OVNIS y otros fenómenos que no son de naturaleza humana.

Esta teoría conspirativa es amplia, en la que se señalan:

-Se almacena e investiga una nave espacial extraterrestre
-Se estudia a los extraterrestres vivos o muertos, de la nave espacial
-Se estudia la tecnología extraterrestre
-Se estudian los viajes en el tiempo y la teletransportación
-Se desarrollan sistemas de propulsión no convencionales
-Se desarrollan nuevas armas de energía, en particular mediante láser

Y al igual que con Roswell, el gobierno estatal ha visto que la conspiración del Área 51 y el misterio creado a su alrededor también atrae al turismo, ha llamado a la carretera 375 de Nevada, “La Carretera Extraterrestre”, y la ha llenado de señales alusivas a los extraterrestres.

Apolo 11

En cualquier situación, el hombre crea una conspiración. Así que no es raro que ante un hecho con tantos elementos racionales y fehacientes de su ocurrencia como fue la misión del Apolo 11 y su alunizaje, también existan teorías que pongan en duda este inmenso paso para la humanidad.

El aterrizaje en la Luna es uno de los hechos históricos más importantes de todos los tiempos y que dan muestra del progreso científico del ser humano. Así y todo hay quienes buscan elementos sin base alguna para poner en duda este hecho y demostrar que fue un fraude, da lo mismo que sea la bandera, las sombras y cualquier cosa que se les ocurriera, siempre que fuera útil para hacer cambiar de opinión a la inmensa mayoría de la humanidad que disfrutó en vivo esta experiencia. Hasta una película, Capricornio uno, se hizo eco de esta conspiración y puso en duda la hazaña, aunque no se refiere a la Luna, sino a Marte pero es una analogía para cuestionar el logro científico.

Neil Armstrong dijo que cualquier persona racional capaz de valorar las pruebas tenía que llegar a una conclusión lógica de que el alunizaje del Apolo 11 fue un paso tremendo para la humanidad.

Y una curiosidad ocurrida en 1957 en el polígono de pruebas atómicas de Nevada: a las 2:35 de la tarde (hora local), es detonada a 150 m bajo tierra la bomba atómica Pascal-B, de 0,3 kilotones. Esta fue la bomba número 105 de las 1129 que Estados Unidos hizo estallar entre 1945 y 1992. Una tapa de acero de casi una tonelada de peso que cubría la boca de una antigua mina fue lanzada al espacio por efecto de la explosión y a una velocidad impresionante, convirtiéndose en el primer objeto humano que salió del campo gravitacional terrestre. Todo esto ocurrió meses antes que el lanzamiento del Sputnik soviético.

Entre las grandes hazañas de la humanidad se encuentran el viaje de Cristóbal Colón con el “descubrimiento” de América, la conquista del Polo Sur por Roal Admunsen, la conquista del Polo Norte por Robert Peary, la conquista del Monte Everest por Edmund Hillary, el cruce del océano Atlántico en avión por Charles Lindbergh y sin falta la conquista de la Luna por la tripulación del Apolo XI.


Watergate.

Richard Nixon ha sido uno de los peores políticos en la historia norteamericana. Un personaje sin escrúpulos ni decencia, ayudante del nefasto Senador McCarthy, y que desgraciadamente llegó a la presidencia del país, era conocido como “Tricky Dick” o “el tramposo Dick Nixon” y el mejor juez, la historia, le pasó la cuenta. Y todo gracias a Watergate.

Watergate es un complejo de edificios en Washington D.C. y en él radicaba el Comité Nacional Demócrata. El 17 de junio 1972 un grupo de individuos penetró en el lugar, intervino los teléfonos para grabar las conversaciones, copiaron documentos y robaron otros. El caso se conoció y se probó que varios miembros de la administración, entre ellos algunos muy allegados al presidente, estaban envueltos en el escándalo.

Comenzó una investigación y Nixon destituyó al Fiscal Especial del caso, pero ello conllevó a un juicio político al presidente por obstrucción de la justicia. Ante ello Nixón renunció.

Unos dicen que no fue real la participación de Nixon, mientras otros aseguran que él participó plenamente y hasta lo ordenó y como toda conspiración, hay quien dice dque fue víctima de una trampa. Víctima de una trampa el que estuvo toda la vida haciendo trampa a los demás.

Yo soy de los que piensa que nadie renuncia a la presidencia de un país por gusto. Y cuidado, que hay muchas similitudes con la situación actual en los Estados Unidos, con un personaje que ha demostrado ser mucho peor que Dirty Dick, que ya es decir.


Las Torres Gemelas (9/11)

Cuando alguien se refiere al 9/11 o “nine one one”, ya sabemos que estamos hablando de uno de los actos terroristas más detestables de la historia mundial. Algunos dicen que esta es la madre de todas las conspiraciones. Yo tengo mis dudas y aunque la considero una maniobra compleja, todavía sigo creyendo que la más grande conspiración en la historia ha sido la relacionada con el asesinato del presidente John F. Kennedy.

Muchos afirman que el atentado de las Torres Gemelas el 9 de septiembre de 2001, es el gran ejemplo de las teorías de la conspiración y sobre ella se han tejido muchas tramas, y a pesar de todas las evidencias con que se cuenta, se sospecha que el gobierno de George W. Bush tenía conocimiento del hecho y no lo evitó porque así reforzaría su liderazgo tomando venganza con la invasión de Irak y la apropiación del petróleo de ese país. También ha sido muy controversial el hecho de que un avión se estrellara contra el edificio del Pentágono y prácticamente se pulverizara y los variados comentarios de que se escucharon detonaciones en las Twins simultáneas con el choque de los aviones, el inconcebible derribamiento total de las Torres y de que mucha gente sabía lo que iba a ocurrir y no fueron al lugar ese día o salieron antes, y como siempre, se señala el caso de unos judíos.

Pero todas son elucubraciones, el hecho real es que fue una serie de cuatro atentados terroristas bien organizado, que aprovechó importantes brechas de seguridad en Estados Unidos y cuyas consecuencias no han sido solo la muerte de más de tres mil personas y más de seis mil heridos y después y algo más de un millón, entre ellos 4500 norteamericanos en la ocupación de Irak, sino también otras que nos han complicado la vida con extremas medidas de seguridad en aeropuertos y otros lugares y que han hecho que ahora se vea el fantasma del terrorismo en todas partes.

Y como consecuencia de ella por sus implicaciones, hay otra gran conspiración asociada: las armas de destrucción masiva en Irak y su ocupación bajo esa justificación.

George Bush, Dick Cheney y Halliburton fueron los grandes ganadores de esta conspiración, porque se hicieron más millonarios y Bush fue reelegido a pesar de que todos saben que ha sido de los peores presidentes en la historia americana, pero sin duda las conspiraciones de las que se vio rodeado lo ayudaron electoralmente. A pesar de ello siempre hay alguien peor, y me refiero al que equivocadamente fue elegido ahora y no precisamente por mayoría de votos, sino por el bendito colegio electoral y por obra y gracia de otras conspiraciones en las que probablemente estén implicados la extrema derecha norteamericana y los rusos.


El asesinato de Kennedy

No por ser el último que abordo es el menos importante y complejo.

Sin duda una de las mayores conspiraciones de la historia es la relacionada con el asesinato del presidente John F. Kennedy.

55 años después, numerosas investigaciones y comisiones no han podido arrojar la verdad sobre el magnicidio. Ello quiere decir que este es un ejemplo de una conspiración hecha con todas las de la ley, porque seguramente, a pesar de que la gente se cree todo lo que le dicen, serán muy pocos los que piensen que el asesinato fue obra de un solo hombre: Lee Harvey Oswald, que casualmente fue ejecutado en un precinto de policía y a su vez el que lo mató, también corrió la misma suerte.

Como soy muy desconfiado, lo primero que pensé es que en ella habían intervenido los maestros de la conspiración: la iglesia católica, pero parece que no fue así, sino discípulos aventajados de ella: la maffia (recuerden el origen de la mafia y que los mafiosos son muy católicos). Creo que Kennedy ha sido el único presidentes católico de Estados Unidos y además no había motivaciones religiosas para ello, sino de otra índole.

La más importante investigación sobre el magnicidio fue el de la Comisión Warren y fue establecida el 29 de noviembre de 1963 por el presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson para investigar el asesinato del presidente John F. Kennedy.

Earl Warren, magistrado y presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos la presidió y llegó a las siguientes conclusiones:

-Los disparos fueron hechos desde una ventana del sexto piso del Texas School Book Depositor y y solo fueron tres.

-La misma bala que hirió al presidente en el cuello hirió al gobernador Connally.

-Los disparos fueron hechos por Lee Harvey Oswald, el cual asesinó a un policía 45 minutos después del ataque al presidente y se resistió al arresto intentando disparar contra otro agente.

-El trato dado a Oswald por la policía fue correcto, excepto en la permisividad que mostró en el acceso de la prensa al acusado y que fue contraproducente. El asesinato de Oswald por parte de Jack Ruby fue realizado sin apoyo de nadie de la policía y se critica a este cuerpo por la decisión de trasladar al acusado a la cárcel a la vista del público.

-No hubo conspiración ni de Oswald ni de Ruby en los hechos que se investigan.

-Ningún agente del gobierno ha estado involucrado en conspiración alguna respecto a los hechos.

-Oswald actuó solo, sin apoyo alguno para asesinar al presidente, y su única motivación se basa en sus propias situaciones personales.

No muchos quedaron satisfechos con los resultados del trabajo de esta Comisión, ya que quedan muchas dudas sobre sus conclusiones, en particular lo de que el asesino actuó solo y que no existió conspiración, cuando hay motivaciones personales del mismo apareciendo vinculado al Partido Comunista, a la Unión Soviética, a servicios de espionaje estadounidenses y a la mafia norteamericana.. La trayectoria de la bala asesina es inverosímil totalmente.

Posteriormente un Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos fue creado en 1976 para investigar los asesinatos de John F. Kennedy y de Dr. Martin Luther King Jr, las cuales estuvieron trabajando hasta 1979, cuando emitieron un informe determinando que el presidente John F. Kennedy fue probablemente asesinado como resultado de una conspiración. El Departamento de Justicia, FBI, CIA, y la Comisión Warren fueron severamente criticados por dicho comité por su pobre desempeño en las investigaciones llevadas a cabo y el Servicio Secreto fue evaluado de deficiente en su protección al Presidente y posteriormente a su hermano, el candidato a la presidencia Robert Kennedy que fue igualmente asesinado.

Y ya que nos adentramos en algunas de las conspiraciones existentes a lo largo de la historia de la humanidad, vamos a abordar las conspiraciones cubanas. El cubano se siente como pez en el agua con este tema, porque toda nuestra existencia ha estado ocurriendo a la sombra incesante de una conspiración tras otra, ya sea para poder sobrevivir, para alcanzar nuestra independencia, o por causas políticas, sociales o económicas. Y esa predisposición hacia la intriga y la confabulación se la debemos a nuestros ancestros españoles y a la acción siempre negativa de la iglesia católica en Cuba. Y ello va desde la imposición de la religión a los nativos habitantes de estas tierras a sangre y fuego, hasta la confabulación con el gobierno colonial, con la dolorosa reconcentración de Weyler, y el apoyo a los gobiernos dictatoriales, incluyendo el contubernio con la revolución de Fidel Castro.

Por algo dijo Albert Einstein: “Si todo el mundo viviese una vida como la mía no habría necesidad de novelas”. Y es cierto, su vida estuvo también envuelta en un remolino de conspiraciones, que no son más que la resultante de la combinación de la maldad con la estupidez humana. Y eso que Einstein no vivió en Cuba.

Tambien te puede interesar

No hay Comentarios

Deja un comentario