Introducción

Introducción

“Recordar es lo único que hago, querido, conque inténtalo y recuerda tu conmigo.”
Repetí la canción y no era una canción, sino un sistema de vida. ¿Qué podía ofrecer a un mundo que empezaba a olvidar? ¡Mi memoria! ¿Para que iba a servir eso? Para ofrecer un nivel de comparación; decirle a los jóvenes lo que fue en otro tiempo. Poner en evidencia nuestras pérdidas.

Lo único que ofrezco realmente son los restos y cacharros cromados de tercera mano de una civilización que acabó por correr hacia el precipicio. Pero, de un modo u otro, la civilización debe ponerse de nuevo en marcha. Porque insignificantes o no, las cosas que la gente recuerde son las que tratará de recuperar.

Ray Bradbury- Al Abismo de Chicago (1963)

La vida de un cubano nacido pocos años antes de la Revolución de 1959 y que por ende vivió parte de su adolescencia, su juventud, su madurez y parte de su vejez en la Cuba revolucionaria, es un tema socorrido que muchos han abordado.

No pretendo por tanto con este ejercicio, más que narrar, a través de temas y anécdotas vividas, y con la mayor objetividad y fidelidad, los azares de los que tuvimos el destino de nacer en esta isla que creemos, por nuestra idiosincracia, es el centro del mundo.  Pero no de la forma en que lo hacen otros pueblos, que se creen mejores que los demás, sino porque tenemos la suerte, y lo que he vivido conociendo otras culturas me lo reafirma, de tener una gran cantidad de valores humanos, que sumados a nuestro clima, nos hacen ver la vida de una manera más hermosa y por ello somos más risueños y disfrutamos más la vida.

Cuando pienso en eso no puedo olvidar la canción popularizada por Frank Sinatra:

“Looking at the world through rose colored glasses,
Everything is rosy now.
Looking at the world and everything that passes,
Seems of rosy hue somehow.

That’s why I’m looking at the world through rose colored glasses,
Everything is rosy now”

Y es que el cubano ve la vida a través de lentes color rosa, y la vida es color rosa para él.  A pesar de los pesares. Y esa es nuestra gran fortaleza.

El balance de estas narraciones lo encontrarás en los últimos capítulos y estoy seguro que la mayor parte de los lectores van a coincidir conmigo. He tratado, difícil tarea para un cubano, que no haya exageraciones en lo que aquí narro, y lo que puedo asegurar es que no hay nada de mentira en lo que aquí escribo. Al final si alguien comparte conmigo estas memorias, y ha sido mi contemporáneo, a partir de sus propias vivencias, comprobará lo real de lo que se narra. O quizás yo vi algunas cosas a través de un cristal que lo distorsionó. No hay ni puede haber orden secuencial o cronológico, salvo lo que sirva para introducir mis vivencias. El resto responde a lo que voy recordando, o también a lo difícil que se me hace reflejar con veracidad algún tema. Si alguien se siente herido por lo que digo, le pido me disculpe, pero lo que no busco es que nadie se vea afectado por la intolerancia que ha proliferado y se ha cultivado en Cuba por el propio sistemas y también en otras partes del mundo debido a conceptos chovinistas o provincianos. Cada quien es libre de pensar por cabeza propia y eso es lo que hago.

Cuando uno lee Alicia en el País de las Maravillas, se encuentra con un momento cuando el Conejo Blanco aparece ante el Rey Rojo para dar su testimonio del País de las Maravillas, diciendo que no sabe por dónde empezar, a lo que le dice el Rey: “Empiece en el principio y siga hasta que llegue al final. Entonces deténgase.” Eso voy a tratar de hacer. Pero eso es ficción y lo que yo pretendo hacer es un poco más difícil porque no puede tener nada de imaginación, sino realidades, que algunas se vuelven humo en la memoria.

Gabriel García Márquez escribió en el epígrafe de sus memorias: “La vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla.”
“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado”.

Eso es lo que trato con estas memorias.

Carlos Rodríguez Búa

 

Tambien te puede interesar

No hay Comentarios

Deja un comentario