Songo le dió a Borondongo

Songo le dió a Borondongo

“Songo le dió a Borondongo
Borondongo le dió a Bernabé
Bernabé le pegó a Muchilanga le echó Burundanga
Les hinchan los pies
¡Monina!
Songo le dió a Borondongo
Borondongo le dió a Bernabé
Bernabé le pego a Muchilanga le echó Burundanga
Les hinchan los pies.

Abambelé practica el amor
Defiende a tus hermanos
Por que entre hermanos se vive mejor
Abambelé practica el amor
Defiende a tus hermanos
Por que entre hermanos se vive mejor.

Songo le dió a Borondongo
Borondongo le dió a Bernabé
Bernabé le pego a Muchilanga le echó Burundanga
Les hinchan los pies
¡Monina!.

Songo le dió a Borondongo
Borondongo le dió a Bernabé
Bernabé le pego a Muchilanga le echó Burundanga
Les hinchan los pies.

¿Por qué fue que songo le dió a Borondongo
Por qué Borondongo le dió a Bernabé
Por qué Borondongo le dió a Bernabé
Por qué Bernabé le pegó a Muchilanga
Por qué Bernabé le pegó a Muchilanga
Por qué Muchilanga le echó a Burundanga
Por qué Muchilanga le echó a Burundanga
Por qué Burundanga le hinchan los pies?

¡Eh que lío!
Abambelé…
Burundanga”

“Burundanga” fue una canción muy popular interpretada por Celia Cruz con la Sonora Matancera, y el ponerme a ver y escuchar a los llamados o auto titulados “influencers” cubanos en internet, los que se tiran o dan indiscriminadamente unos a otros o a cualquiera, me recordó a esa canción. No les importa el mensaje sino atacar al azar para formar aspavientos y que la gente se conecte a sus canales como una forma sensacionalista de atraerlos.

Seguramente, salvando las distancias y los avances tecnológicos, en eso mismo pensó el autor de Burundanga cuando la escribió, con el objetivo de mostrar cómo había personas que atacaban a otras sin sentido alguno.

Bouffartique

El personaje que dio vida a “Burundanga”, fue Violinista, pianista, contrabajista, compositor, director de conjuntos y orquestas, pedagogo, editor musical, arreglista, en fin, fue exitoso en un amplio abanico de aspectos relacionados con la música. Y eso le venía en la sangre, pues su madre, Rosa Roche, fue cantante lírica.

El autor de Burundanga, Oscar Muñoz Bouffartique, es probablemente poco conocido salvo en el ámbito artístico pero no fue una figura de segunda ni mucho menos. A él le debemos haber sido uno de los primeros maestros de armonía y música del gran Bebo Valdés y más tarde su hijo, el también grande Chucho Valdés. Ambos pianistas tienen en un pedestal cuando se refieren a sus primeros maestros y a las referencias musicales de la infancia, a Bouffartique.

Pero ahí no paró el actual pedagógico del profesor, entre sus alumnos estuvo como alumna de piano la niña Celia Caridad Cruz y Alfonso, que pasaría a la historia como una de las grandes de la música cubana y todo un símbolo de la cuba libre, Celia Cruz.

Celia cuenta que el maestro Bouffartique le decía que para tocar bien el piano tenía que cortarse las uñas y ella no quería y eso le ha pesado toda la vida porque las uñas vuelven a crecer.

Y otra artista que también en sus inicios se relaciona con el maestro fue Elena Burque, cuando grabó su primer número musical con el conjunto de Bouffartique, la llamada orquesta Bufarti, “Quédate esta noche”, que dio mucho de qué hablar no obstante ser su debut. Igual ocurrió con una obra de Guillermo Arronte, esposo de la compositora y pianista Isolina Carrillo (¿quién no conoce “Dos gardenias”), con el bolero “Déjame hablarte”.

Pero el verdadero éxito de Bouffartique, al menos para hacerlo popular fue “Burundanga”, un bembé que fue un gran éxito de Celia Cruz como cantante de la Sonora Matancera. Númereo musical grabado en una época de pleno apogeo de un nuevo ritmo, el cha cha chá, se hizo universal y en 1953 alcanzó el millón de discos vendidos, el primer Disco de Oro de Celia.
La canción además sirvió para graficar cómo se producían los cambios en la política cubana, con un ejemplo muy cercano con el golpe de Estado de Batista y el cambio de Ministros y personajes políticos a todos los niveles y que yo viví muy de cerca pues mi padre y muchos de sus compañeros fueron despedidos del Ministerio de Obras Públicas para ubicar a los amigos y familiares del nuevo ministro. Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dió a Bernabé. Bernabé le pegó a Muchilanga, fue empleado por los periodistas y analistas como una síntesis del relajo que era la sucesión de poderes en la Isla.

Y Burundanga, el título de la canción también dió mucho que hablar.

Burundanga en Cuba representaba a una cosa sin valor o un disparate. En la canción Burundanga es un apodo, refiriéndose a alguien sin valor, aunque en otros países puede nombrar a un dulce muy apetitoso en Panamá, en Puerto Rico es una comida y en Dominicana es un hecho disparatado y también la escopolamina es un narcótico extraído de esa planta, y que también se conoce como droga zombi o aliento del diablo. No estoy muy lejano de la verdad si también lo relaciono con algo que lo llamaban árbol campana o algo así, que era a su vez un alucinógeno. Se dice popularmente que la Burundanga es la droga más peligrosa que hay y se evalúa como la sustancia perfecta para cometer un crimen fácil.

Songo se refiere seguramente a alguien nativo del pueblo Songo-La Maya en Santiago de Cuba y al uso que se le da en Cuba de usar como sobrenombre de la gente su lugar de origen.

Y en Cuba era común escuchar de una brujería que consistía en echar a alguien un polvo en la cara de otra, y es precisamente la burundanga procesada que se prepara como un fino polvo blanco. Recuerdo a un personaje de uno de los lugares donde trabajé y que era además de uno de los jefes del Partido Comunista y un gran chivatón y que siempre estaba al tanto de lo que hacían y hablaban los demás, que también era un fanático de la brujería y uno supersticioso extremo. Pues la gente, en forma de una venganza sublime y que fue muy efectiva, le dejaron encima de su buró un sobre que contenía talco y que al abrirlo el hombre se asustó muchísimo, se fue del trabajo, seguramente a ver a su babalawo y al día siguiente llegó desinfectando su lugar de trabajo y tomando con guantes el sobre y todo aquello a lo que le había caído el polvo. ¡ A ese si le echaron unos polvos, aunque fueran inofensivos!.

Celia

Celia Cruz incluyó en su repertorio y popularizó otras composiciones de la autoría de aquel que fuera sin mucho éxito con ella, su maestro de piano. Ellas fueron “La batahola”, “Muñecas del cha cha chá” y “Trabalán”.

Celia Cruz, de la que no me atrevo a hablar, igual que no hablaría de Benny Moré o Rafael Lay, porque están en un pedestal tan alto como son los imprescindibles dentro de la música cubana, figuras que nos representan como nación, y es sin duda una de las artistas cubanas más conocidas internacionalmente.

Aún estando en Cuba, con la Sonora Matancera, ya había recibido dos Discos de Oro en 1958, el primero fue “Burundanga”, de Bouffartique, y el otro “Me voy a Pinar del Río”, de Néstor Cruz. Celia combinó su condición de sonera con la música afro y la guaracha de una forma única. Hasta inicios de los cincuenta, cuando comienza con la Sonora Matancera, los soneros eran casi todos hombres, pero Celia, influenciada por la música de Arsenio Rodríguez, Abelardo Barroso, Paulina Alvarez y otros, encuentra un estilo propio, mostrando una gran capacidad de improvisación (en la que también destacaron Benny Moré y Barroso) y donde se mezclan también elementos de la guajira, el pregón, el bolero y otros, en lo que tuvo un importante papel el director de la Sonora, Rogelio Martinez. Y por supuesto, su potente voz.

Después de irse de Cuba y aislarse la música cubana, surge, oportunisticamente la llamada salsa, una mezcla de ritmos cubanos con otros caribeños y unos matices neoyorquinos, pero sus grandes impulsores, como Johnny Pacheo y la Fania Records, supieron evaluar ue la raíz más auténtica y de más valor de este ritmo que querían promocionar estaba en la música cubana, de la cual Celia Cruz era la expresión más auténtica. Así se universalizan, aparte de las mencionadas: “El Yerbero Moderno, Cao Cao Mani Picao, Bemba Colorá, Quimbara, La Sopa en Botella, La Negra tiene Tumbao, Siempre viviré, Recordando el ayer, La vida es un carnaval” y muchos otros.

¡Azúcar!» era su potente grito, totalmente contagioso, al inicio y final de sus conciertos y que la hizo famosa en todo el mundo. Probablemente nadie como ella haya puesto a bailar a más gente.

Al quedar vetada Celia Cruz en Cuba, como si hubiera muerto, por su forma de pensar y no coincidir con los postulados marxistas, continúan su legado Caridad Cuervo, Celeste Mendoza, Elena Burke, Caridad Hierrezuelo, Teté Garcia Caturla, Aymeé Nuviola y Caridad Cuervo entre otras, extensiones de la mujer sonera cubana, pero Celia, un ídolo internacional, también sigue siéndolo en su patria y todas las demás, al margen de su calidad, se ven como sus las seguidoras de la inigualable.

Celeste Mendoza, con su estilo desenfadado, su bien timbrada voz y su forma de bailar, fue una figura demoledora en nuestra música. Pero Celeste, que ya había triunfado en Tropicana, y se había ganado el título de la Reina del Guaguancó, elevó aún más su figura cuando el dueño de la disquera Gema, el gran Guillermo Alvarez Guedes, la contrata y junto a Fernando Alvarez, Elena Burke y Rolando Laserie, logran llevar, siempre de la mano de su director musical, otro grande, Bebo Valdés, a los primeros planos a estos artistas.

Y muchos no recuerdan a otra figura que en aquellos tiempos hizo furor: Gigi Ambar.

Gigi fue toda una sensación en La Habana de los sesenta, timbre, afinación, medida y gusto fue una de las vedettes más sensacionales de la época. El duelo entre Gigi y Celeste fue épico por su sensacionalismo y resultaría un éxito en cualquier parte del mundo, aún en aquellos lugares donde no fuera conocida nuestra música folklórica. Celeste canta “Blancas Azucenas, Sobre una tumba una rumba, Aquí na’má y Rumba Rica”, mientras que Gigi, interpreta “Serenata Mulata, Plegaria a la Royé, Noche de Ronda, y Rumba Rica”. Y ese duelo musical ha quedado para la posteridad como un evento muy singular.

Gigi se fue a vivir a México, se hizo cantante de la orquesta de Perez Prado y terminó suicidándose, muy joven, a finales de la década de los 60, se dice que por la imposibilidad de llevar a vivir a su hija pequeña y a su madre desde Cuba. Mientras tanto, la carrera de Celeste se ve truncada por un hecho de sangre, dos finales tristes para dos grandes.

Caridad Cuervo

La sucesora natural en Cuba de Celia cruz, fue Caridad Cuervo, descubierta y promovida por la misma Celia. Se hizo famosa en la radio y la televisión, pasando a trabajar en el cabaret Tropicana, justo relevo de Celia, donde se convirtió en una de sus principales figuras y ello la llevó a la fama.

Pero realmente, hay que hablar de un antes y un después de Celia Cruz, un ícono indiscutible de la música cubana.

Songo le dio a Borondongo o Dale al que no te dió

Los de mi edad recuerdan ese juego infantil de “dale al que no te dió” y que algunos aprovechamos para darle un golpe a otro más corpulento o a quien había abusado de nosotros injustamente, dándole un golpe bien duro sin recibir ningún castigo a cambio porque esas eran las reglas del juego.

Después vino la revolución y se convirtió en un juego nuevo y penoso, maltrata al que no te maltrató, poniendo como ejemplo los mítines de repudio; denuncia al que no te denunció, con el ejemplo de la delación y la chivateria sin sentido alguno, solo por hacer el mal.

La revolución hizo a las personas reaccionar de la forma más irracional e incivilizada posible, un animal no te ataca a menos que se sienta amenazado, que tu lo hayas entrenado para volverse agresivo o le hayas causado una lesión o dolor. De otra forma ningún animal te ataca, porque son más civilizados que los humanos.

Desapareció el “hoy por ti mañana por mi”, a nadie le interesa resolverle un problema a otro, y apareció con mucha fuerza el “dale al que no te dio”, como cuando Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pego a Muchilanga….en fin, tratar a los demás como no quieres que te traten a ti y golpear a todos como una forma de recibir favores políticos o que seas considerado como intransigente y limpio, incondicional con la revolución.

Hay muchos ejemplos de Songo le dió a Borondongo:

La revolución llevó a los cubanos a vivir en la miseria y la forma de muchos para sobrevivir es delatar a los que se quejen; muchos quieren irse del país y como no pueden o no se atreven, denuncian a los que quieren remar en las aguas del Estrecho de la Florida; Trump se alía a los más reaccionarios políticos cubanoamericanos del sur de la Florida y los cubanos votan por él y afectan solamente a sus familias en Cuba, pero con ello el régimen no cambia, ni siquiera se tambalea; Biden impulsa la vacunación masiva y la protección contra el aumento del contagio del Covid-19 y los republicanos promocionan no vacunarse ni usar mascarillas, haciendo imposible que se detenga la infección y provocando la muerte de muchos. Y todo porque el exilio histórico de los cubanos en Miami culpa a Kennedy y a los demócratas el no haber invadido a Cuba, sin analizar que el que le soltó una papa caliente al recién estrenado presidente fue el republicano Eisenhower, que además fueron los demócratas los que impulsaron legislaciones para ayudar a las sucesivas emigraciones cubanas, comenzando con la Ley de Ajuste Cubano.

En fin, como dice la canción de Juan Carlos Alfonso con Dan Den

…..dale Dan Den, dale Dan Dean dale pa que te den…

El papel de los “influencers”

Y en nuestros tiempos, dominados por la tecnología, las cosas son diferentes, porque hay quien ha encontrado un nuevo modo de vida, bastante lucrativo, cuando sus capacidades no han dado para otra cosa. Son los nuevos mesías, los nuevos profetas, los que de pronto se convirtieron en grandes patriotas.

Esa nueva categoría a la que se ha dado a llamar “influencers” porque influyen en algunos o en muchos, casi siempre con ideas estúpidas, sin sentido, alarmistas o rimbombantes y que lo hacen de forma oportunista con el único objetivo de que la gente se conecte a sus canales o sitios para obtener una mayor monetización de los mismos, lo comparo con el “dale al que no te dió” o con el “Songo le dió a Borondongo”, porque su sentido principal, para nada creativo porque se repite hasta la saciedad, es atacar, por lo regular a base de mentiras y calumnias, a cualquiera que pueda representar un escándalo y con ello atraer la morbosidad del ser humano. Se ratifica con ellos que el chisme es muy poderoso, más entre los cubanos que han vivido entre mentiras y solamente creyendo las “bolas” que escuchaban.

Esos ataques, sin ton ni son, sin pausa, se basan en el aparente conocimiento, muchas veces exclusivo de cosas de la vida de una persona, principalmente pública, con vistas a conseguir una reacción, ya que las mayoría de las personas ven interés en el comienzo de una guerra o polémica entre dos o entre más, en la que si te dicen algo, tu también dices algo del que dijo primero, logrando su objetivo de desatar las emociones.

Yo recuerdo, sobre este tema, dos asuntos. Primero una frase que decía: “dime de qué presumes y te diré de lo que careces” y por otra parte algo que me decía mi abuela: “cuando algo te molesta de otra persona es porque ese algo también es parte de tí y por eso haces todo lo posible por desprestigiarla”.

Por eso ante estos ataques, lo mejor es aprender a guardar silencio, es decir, entrar en el modo que emplean los sabios. El chisme debilita tu fuerza y la de los que lo escuchan, solo se evita yendo directamente frente a frente, para lo que esa gente, los influencers, no tiene valor. Ponerse en la misma posición del influencer o del que te ataca nos ciega y nos impide saber qué sucede realmente.

Analizándolos uno por uno, es muy difícil que yo pueda ser influenciado por estos mentirosos, sobre todo porque muchos, la mayoría, ahora son grandes opositores al gobierno comunista de Cuba, mientras que ni en la Isla, ni durante muchos años viviendo aquí, se pronunciaron nunca al respecto, pero con las redes sociales vieron un filón para vivir, algunos muy bien, sin trabajar mucho.

Resumiendo: atraer a la gente con vestimentas estrafalarias, conductas homosexuales al extremo, dichos vulgares, falsas acusaciones a diestra y siniestra y manejo de la mentira a su conveniencia, todo para tener mas visitas en sus canales, es algo sensible solamente para mentes débiles e incultas. Los que se alimentaron de la mentira constante en Cuba, ahora, en libertad, no tienen porqué seguir alimentándose de otras mentiras, aunque estas sean en sentido contrario al que vivimos antes.

No son todos, pero sí una buena parte de los que han abierto sus canales en Youtube u otras redes, los que, por avaricia y no por conciencia, nos atiborran con mensajes que aunque aparentan combatir la dictadura que nos oprime, contribuye más que nada a la desunión, favoreciendo que el comunismo se mantenga eternamente en el poder.

Parece que los cubanos, como tribu, nunca vamos a ser verdaderamente libres, por varias razones: somos débiles de mente y cualquiera nos ciega, con nuestra falta de valor contribuimos a perpetuar el régimen que nos ha destruido y oprime, no sabemos ni recordamos nuestra historia, olvidamos fácilmente y lo peor: no sabemos qué es la tolerancia, ni siquiera en el exilio, aunque vivamos en el país más libre del mundo: Estados Unidos.

Andy Garcia, Celia Cruz. Marlon Brando, Tito Puente  Ralph Mercado.
         Ninguno le echa burundanga al otro.     

Tambien te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply
    Frida Masdeu
    March 24, 2022 at 3:10 am

    Excelente texto. Totalmente de acuerdo con ud.

    • Reply
      carlosbu@
      May 14, 2022 at 5:46 pm

      asi, es, gracias por su atencion, y quedan muchos parecidos

    Leave a Reply to Frida Masdeu Cancelar respuesta