EL ICRT SEGUNDA PARTE.

icrt3

EL ICRT SEGUNDA PARTE.

De nuevo en el ICRT, ahora en papeles subordinado al presidente y en la práctica subordinado al Vicepresidente que atendía el Sistema Informativo de la Televisión, Mario Robaina.

Mario Robaina es un viejo dirigente del ICRT, que de técnico de emisoras de Radio pasó a ser por su capacidad, Director de Radio Progreso (la emisora más escuchada), Director del Canal 6 de la Televisión (el canal con mayor teleaudiencia), Director Provincial de Radio de La Habana y finalmente Vicepresidente del Instituto. Se destacaba por su trato franco y directo, sin ambajes ni intrigas y por su decisión y persistencia e interés en que todo funcionara bien.

Las intrigas, la envidia y el temor a perder posiciones a otros cuadros de similar o superior nivel al suyo, incluyendo al Presidente, propiciaron la fabricación de toda una conspiración para sacarlo de circulación. Después fue a Chile con la familia de su esposa y se dice que ahora esta en Miami. Dondequiera que esté lo considero una persona cabal y conocedora de los medios radial y televisivo.

Mario me apoyó mucho y vio con tristeza que la atención a esa actividad nueva sólo contara con una silla, una mesa satélite y tres empleados, dos para atender el sistema de intercomunicación interna Toa, llamadas “guanajitas” porque su timbre parecía el sonido que emiten los guanajos, y Sixto, Ingeniero en Telecomunicaciones, con escasos conocimientos en computación que después fue adquiriendo, pero con la mayor de las virtudes: la lealtad.

   MARIO ROBAINA A LA DERECHA, AL CENTRO ERNESTO LOPEZ ACOMPAÑADOS

DE  UNA VIBORA: A LA IZQUIERDA, GRISEL PEREZ.

Inmediatamente fui logrando recursos financieros para comenzar a desarrollar la actividad, al margen de lo cual elaboraron e implantaron reglamentos al respecto, se adquirieron piezas y componentes para reactivar el sistema TOA del cual de 128 servicios, sólo quedaban activos unos 20. También se adquirió un servidor y yo por mi parte pude contar con el mejor de los Administradores de Red: Carlos Carnero. Ahora se me parece mucho a Walter White o Heissenberg, el protagonista de Breaking Bad, pero sólo físicamente, por dentro es completo y sobre todo algo raro en un cubano: imperturbable como un sueco. Y hablando de eso una vez voy a ver a Pedro Pérez el tristemente desaparecido Director de Radio Taíno y me dice su secretaria, Maribel, que no lo podía interrumpir porque se estaba entrevistando con un sueco, bueno pensaba ella, porque era una persona muy blanca. El sueco era nada más y nada menos que Carnero.

Se fue negociando con ETECSA el propiciar un ancho de banda decente en las conexiones con Internet, aspecto en el que se fue avanzando incesantemente. Se estructuron y organizaron todas las redes y se celebró un encuentro con unidades de todo el país para tratar el tema de la creación de sitios Web.  También un mal llamado taller de reparación situado dentro de la Radio Cubana, que no reparaba nada porque no tenía recurso alguno y no todos sus integrantes estaban preparados para ello, fue traspasado al Grupo de Informática.

full

CON LA PRIMERA COMPUTADORA ASIGNADA AL GRUPO DE INFORMATICA.

Las transmisiones de radio y televisión por Internet, también fueron traspasadas al grupo. Se le adquirió equipamiento nuevo y se logró un mayor ancho de banda para estas transmisiones.

Una anécdota importante se refiere a la participación de Ramiro Valdés, el Comandante de la Revolución del cual estoy muy lejos de ser un admirador, es bueno que lo comente. Tradicionalmente los Ministros del ICRT y el Ministerio de la Informática y las Comunicaciones efectuaban mensualmente una reunión conjunta con sus principales cuadros de dirección en las esferas comunes. Ahí se debatía el avance y limitaciones en cada rama. Al ser cesado el entonces Ministro de Comunicaciones Ignacio González Planas de forma no explicable pues había realizado un excelente trabajo, en el 2005 es nombrado el multiministro del Interior Ramiro Valdés al frente de la actividad de Informática y Comunicaciones.

Las reuniones que expliqué cesaron de efectuarse y casi un año después va Ramiro y su séquito a un encuentro con el ICRT. Ahí aproveché para dar una retórica sobre la necesidad de que la informática en los medios de difusión sea de punta y tenga los recursos para ese trabajo. El entonces Presidente del ICRT, Ernesto López me interrumpió y dijo que ese era un problema interno, pero Ramiro le dijo que el quería escuchar. Su ayudante anotaba incesantemente y ahi aprovecharon otros para sacar al aire sus diatribas.

Casi un año después se nos comunicó que el Estado iba a financiar un plan de recuperación del ICRT que incluía una inversión eléctrica y una inversión de corrientes débiles con más de 2 millones de pesos convertible asignados para esta última.  Eso implicaba ubicar el nodo central de Informática y telefonía en un local con la adecuada protección eléctrica, ejecutas cableado nuevo y de punta para todas las redes, adquirir y montar un nodo central de última tecnología y sustituir el viejo sistema de distribución de audio y video por un cableado estructurado que permitiera además contar con servicios de circuito cerrado de televisión, todo con soporte digital.

La inversión comenzó y se ejecutó en su totalidad en 2 años, poniéndose en servicio todo el soporte y activándolo en la medida en que iban siendo reparados los pisos del edificio central. Sin duda de todas las inversiones fue la única que estuvo en tiempo y forma, no quiero ni hablar del resto ni de las interminables, tediosas e innecesarias reuniones de control de inversiones que se efectuaban creo que los viernes y comenzando a las 7 de la noche no tenían para cuando terminar, todo eran justificaciones para la ineficiencia y yo que era de los pocos que tenía su tarea cumplida, pero tenía que soportar aquel circo.

Hay que decir que durante los 12 años que permanecí en esta actividad tuve cuatro jefes, todos vicepresidentes, que voy a enumerar.

                         A CARLOS RAFAEL DIEGUEZ, NO SE LE ACABAN LAS IDEAS.

1. Mario Robaina. Ya hablé de él y de su persona. Personalmente no hubiera querido tener otro jefe, con él hubiera llegado más rápido y más lejos, sin duda alguna.

2. Josefa Bracero. Una vez había sido mi jefa y las relaciones siempre fueron excelentes. No obstante su apoyo, esta actividad estaba lejos de su interés que era más relacionado con la programación radial, aunque no descuidaba su atención a mi tarea. Si algo no funcionó o perjudicó en algún momento nuestra relación laboral fue la influencia de un coterráneo de ella, que creo que es el peor camagueyano que he conocido, un oportunista llamado Calixto Rodríguez, tan malo como persona y como trabajador que no vale ni la pena hablar de él. Todos los que lo han conocido, al final tienen una valoración negativa de su persona. Si hacen una encuesta el individuo obtendría muy pocos votos a su favor.

3. Al jubilarse Josefa me toca como Jefe un personaje de muy buenos sentimientos y con muchas ideas y muchas ganas de trabajar, Carlos Rafael Diéguez, holguinero radicado en Sancti Spíritus donde en alguna forma revolucionó la Radio. Carlos Rafael era lo que se dice una gente buena pero creo que también su delirio de progresar (no de grandeza porque es un hombre sencillo) lo llevó a cometer errores, y lo que es peor, caer en desgracias con la plana mayor del ICRT con el Coronel al frente.

GUILLERMO PAVON, MAS CLARO QUE EL AGUA DE LOS CANGILONES DEL RIO  MAXIMO, EN CAMAGUEY.

4. Guillermo Pavón Pacheco es el nuevo vicepresidente que sustituye a Carlos Rafael. De él no puedo decir ni diré jamás nada malo porque es uno de los pocos amigos, de esos de los que te sobran los dedos de una mano, creo que el está en el primer dedo. Siempre me apoyó y para ser justo tengo que decir que es un excelente Vicepresidente y que no tuvo la oportunidad que tuvo Josefa para crear la Radio Cubana, pero sin ser un hombre crecido dentro del medio lo conoce a la perfección por su intuición y perspicacia. Y lo mejor es que no conoce la traición.

De todos tengo una buena valoración, como la tengo mala de otros cuadros del ICRT. Creo que al ICRT le ha tocado en desgracia en los últimos años tener a Presidentes que no dan la talla como tal y voy a referirme desde los tiempos de Nivaldo Herrera, no voy a hablar de Papito Serguera porque todos, absolutamente todos lo califican como lo peor que ha pasado por allí. Tampoco conocí a Nivaldo Herrera, pero todos, absolutamente todos, hablan bien de él y valoran su período como de lo mejor. La entrada de Manelo (Ismael González) que estuvo por corto tiempo no dejó ninguna huella. El decenio de Enrique Román, hasta el momento el más afín al medio y el más destacado intelectual que he conocido en esas funciones, se caracterizó por las carencias, por lo que creo que le fue sumamente difícil campear el temporal al responder por un organismo soportado en la técnica y que contaba con tecnologías norteamericanas de unos 40 o 50 años de explotación y con tecnologías soviéticas, sin que se pudiera disponer de ninguna de las dos para repararlas o reponerlas, y mucho menos para sustituirlas.

Y llegó el decenio de Ernesto López, quien  estaría 11 años en el cargo. Ernesto era un teniente coronel de las FAR en la provincia de Ciego de Avila, de donde era nativo. Cuentan que un coterráneo lo llevó a trabajar a los estudios fílmicos de las FAR y este falleció, por lo que fue promovido a Director en esa unidad. Al comenzar la escalonada militarización de la administración pública, Ernesto pasa al ICRT y se crea para él la plaza de Vicepresidente Primero, atendiendo las áreas económicas y otras, no las de contenido ni técnicas.

                                          ERNESTO LOPEZ DOMINGUEZ.

Poco tiempo después es ascendido a Coronel y nombrado presidente del ICRT. No creo que un experto en agricultura o en armamento, pueda lograr mucho al frente de un complejo ministerio con personal técnico especializado, intelectuales, artistas, periodistas. Y eso fue lo que pasó. Los recursos aparecieron y apareció un nuevo Vicepresidente Primero, si Ernesto fue impuesto por las fuerzas armadas, Luis Acosta Echeverría con antecedentes en la Radio de Pinar del Río y en la dirección del Partido en instancias de esa provincia, fue impuesto por el Departamento Ideológico del Comité Central del Partido.

A diferencia de Ernesto, Luis Acosta conocía el medio, pero ambos pecaban del mismo defecto: autoritarios y prepotentes. De otros temas puedo hablar extensamente, Ernesto se acomodó rápidamente con sus compañeros exmilitares, a los que ubicó en sitios estratégicos de administración de recursos: Director de la Unidad que atendía al nivel central del Instituto, Director de Transporte, Director de Alimentos y otros. Más de un cuadro dirigente comentaba las comelatas y borracheras de ese grupo.

Ernesto no ocultaba su afición por la bebida. Acostumbraba a ir varias veces al año a España a negocios con la ubicación en transmisiones satelitales de CubaVisión Internacional, pero al regresar de sus viajes el informe que daba era de que buena estaba la cerveza y los chorizos y el jamón serrano en la Gran Vía de Madrid. Narciso, conocido como El Nene, Director Técnico de la Televisión y conocido borracho era su segundo en muchos viajes.

De Luis Acosta solo puedo decir que lo conocí cuando era director de Radio Guamá en Pinar del Río. La vida lo convirtió en un huraño y un ogro, con regaños y bravatas al menos el cubano no entiende, a no ser que sea un masoquista. También todos comentaban que había arreglado su casa en Guane con la intervención de la ASTOC, la constructora del ICRT el cual el dirigía y cuyo director, Chapman lo habia traido el de Pinar del Río y después abandonó el país y dejó a Luis con un clavo ardiendo en la mano con negocios que también a Luis lo llevaron a viajar a Ecuador. Sus subordinados casi todos los importaba de Pinar del Río, un jefe de transporte cuyo nombre ni recuerdo pero si su incapacidad y su poder de intrigar, un administrador del Nivel Central completamente incapaz, un Director de Inversiones que sabía de eso lo que yo de cosmonáutica. Nada que al final, mucha gente se alegró de que el Vicepresidente Primero fuera destituído.

Yo creo que a Ernesto López el cargo no le quedaba grande, sino grandísimo. Se que hay muchos que lo valoran como buena persona. Pero hay detalles en la vida que hacen que esa no sea tu valoración. Todo lo quería remediar con sanciones fuertes y dando un piñazo en la mesa y gritando: ¡cojones, Fidel y Raúl! Ese tipo de persona que impone sin convencimiento sino por fe ciega no es admirado por todos.

Su falta de preparación era tan evidente que la gente la decía Cabeza de Puerco y no había forma humana de que le entraran las tecnologías, ni de informática ni de digitalización de la televisión o la radio. Recuerdo que me llama y me dice que me llevara la computadora que había en su oficina, que era la que tenía el anterior presidente, Román y con la que trabajaba activamente en Internet. Le expliqué que la radio y la televisión modernas no eran nada sin la informática y sin Internet y que yo estaba dispuesto a, en el momento y hora que él quisiera, enseñarle el ABC del tema para que lo aprendiera. Me dijo que estaba bien pero que me llevara la computadora. Dejó una excelente mesa de computadora, para dos monitores la cual en lo adelante siempre vi llena de periódicos viejos.

Tambien te puede interesar

No hay Comentarios

Deja un comentario